Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 

Seducción y figuras retóricas

Las figuras retóricas se utilizan en la literatura y en la retórica para hacer más elocuente lo que decimos dando a nuestros propósitos un sentido más artístico o poético. Cuando le hacemos un piropo a una mujer, tenemos igualmente que ser elocuentes y golpear su atención diciendo cosas bellas, sorprendentes o poéticas. Es por eso que podemos utilizar a menudo los artificios de las figuras retóricas al servicio de la seducción.

¿Por qué utilizar las figuras retóricas para ligar?

Figuras retóricas para ligar

Si usted es un genio siempre capza de hacerle a una mujer un piropo que nadie le ha hecho nunca, entonces puede cerrar esta página, no necesita trabajar más allá y tampoco saber má acerca de las figuras retóricas ¡o cualquier otro truco que seguro ya conoce!

Si en cambio usted es alguien que trata siempre de afinarse en el arte de decirle piropos agudos a una mujer, si es alguien que quiere ir más lejos, entonces el estudio de las figuras retóricas literarias es seguramente un instrumento que le ayudará a encontrar nuevas ideas, ya que las figuras retóricas son fórmulas, modelos a seguir para producir algo bello en el arte de la elocuencia, los mecanismos que se encuentran detrás de los buenos cumplidos.

Todas las figuras retóricas no están al servicio de la seducción, pero muchas de ellas pueden ser utilizadas a dicho propósito. En esta página no daremos la lista completa de estas figuras, pero sólo ejemplos representativos de las más útiles. El resto será sólo cuestión de imaginación, ¡no podemos revelar todo!

Primero que todo ¿Qué es una figura retórica?

Cualquier buena exposición comienza por una definición. Una figura retórica no es más que un procedimiento expresivo que se destaca del uso común del idioma, modificando su lenguaje común para hacerlo más expresivo, añadiendo un carácter figurado al propósito. También suele llamarse a veces figura literaria o figura de estilo.

Una figura retórica es un texto más emocionante, más cautivador, por lo que es un recurso utilizado masivamente en la poesía y en la literatura. Sin embargo podemos encontrar figuras retóricas en todos tipos de texto. Éstas forman parte de los intrumentos en relación justamente con la retórica en su sentido originario, es decir el arte de discurrir, de convencer y de gustar.

Con estas figuras podemos transformar algo totalmente evidente en algo sorprendente, y esto nos viene como un zapato al pie. Las figuras retóricas florecen los más bellos textos literarios del idioma, ¡nada mejor pues para seducir a las mujers!

Sin embargo creer que las figuras retóricas son las fúndación del arte de decir piropos a una mujer, sería un error. Este arte depende también de otros artificios estéticos, como el doble sentido, el quiproquo, el elemento sorpresa, la comparación con ideas o cosas comunes, el sentido de la comedia, el hecho de explotar elementos del entorno... Veamos también que el elemento comedia entra en línea de cuenta y que no es sólo cuestión de elocuencia. El arte de hacer piropos es una mezcla de todas estas cosas, donde también las figuras retóricas tienen su plaza. Es un pequeño lugar que cuenta, ¡una arma adicional para nuestro arsenal!

Existen varios tipos de figuras retóricas, pero las que se utilizan para seducir no son más de cuatro o cinco. Nada quita que usted pueda aplicar una figura que no se utiliza, sin embargo enumeraremos aquí los ejemplos más típicos.

Antítesis

La antítesis es la primera figura retórica que puede ser utilizada como herramienta de seducción.

Definición:

Coinsiste en combinar palabras o relacionar ideas que tienen un sentido opuesto para crear un efecto de contraste.

Ejemplo:

Una oscura claridad.

Aplicabilidad en la seducción:

La antítesi puede ser perfectamente usada en la seducción. Por ejemplo "Tus ojos negros alumbran como el fuego" o "Tus ojos oscuros son un sol que brilla". Comparamos los ojos negros con la luz, ya que su expresividad deslumbra.

Comparación

Es una de las figuras más poderosas para crear imágenes poéticas.

Definición:

Se trata de una figura retórica de analogía que establece un acercamiento entre dos términos a partir de un elemento común. Éstos son el comparado y el comparante. El primero es la realidad, el segundo es el elemento que hace imagen. El elemento de comparación es el término utilizado para comparar.

Por ejemplo:

El fanal brilla como una estrella.

El fanal es el comparado, la estrella es el comparante y el "como" es el instrumento de comparación.

Aplicación en la seducción:

Si tú fueras la luna y yo el sol, junto haríamos una eclipse de amor.

Otro ejemplo de comparación en la seducción: "Somos como el cielo y el mar, que la noche confunde y el día complementa".

La personificación

De efecto muy poético que puede conllevar a piropos muy originales.

Definición:

Figura retórica de analogía que representa una idea o una cosa descrita como si fuera una persona.

Por ejemplo:

¡Viva, o fría naturaleza y reviva sin frenos!

Aplicación en la seducción:

Ve a una mujer en la tarde noche y le dice: "¡Creía que el sol se había puesto hace rato!". Aquí está asociando el sol con una mujer, personificándolo. Usted no la está comparando a ella con el sol, sino está diciendo que ella es el sol en persona. Puede decir algo similar a las 5 de la mañana, en un día de niebla o anublado, o puede también personificar la luna o utilizar cualquier otra cosa bella y romántica.

La metáfora

Otra figura con la cual se pueden producir efectos que rozan la comicidad.

Definición:

Figura retórica de analogía. Sirve para indicar una cosa mediante otra cosa parecida o que queremos hacer asemejar. Contrariamente a la comparación, en vez de establecer una similaridad entre el comparado y el comparante, la dejamos adivinar. En la metáfora, el elemento de comparación, como el "como", es ausente.

Ejemplos:

El remordimiento devorante se eleva en su corazión...

« Me he mojado en el poema del mar. »

« La Tierra es una naraja azul en el espacio. »

Note que si esto hubiera sido una comparación se habría dicho "la Tierra es redonda como una naranja".

Aplicación en la seducción:

Hombre a mujer: «¿Por casualidad te llamas Google? Digo, porque tienes todo lo que busco».

Paradójica

La paradójica puede ser utilizada para transformar proposiciones evidentes en frases hilarantes. Es un instrumento poderoso en la seducción, especialmente a la hora de hacer piropos o de hacer reír a una mujer.

Definición:

La paradójica es una figura retórica que consiste en comenzar una frase o una proposición de manera totalmente esperada, obvia, para luego cambiarle el sentido de manera contraria al sentido común, a veces perversamente.

Ejemplos:

«Puedo resistir a todo, ¡menos a las tentaciones!».

- Tio: «Los jóvenes se creen que el dinero es todo en la vida»
- Sobrino: «Si... y envejeciendo se vuelven totalmente seguros de ello».

Aplicación en la seducción:

La paradójica puede usarse a veces en el contexto de la seducción. Por ejemplo:

« Dime como te llamas que por Navidad quiero pedirte de regalo. »

Aquí comienza con un propósito del todo banal y termina con decir algo grueso.

Hipérbole

La mayor parte de las veces que hacemos piropos y exageramos, ¡estamos haciendo hipérboles!

Definición

Es una figura retórica de amplificación. Empleada para exagerar un hecho concreto y objetivo, con el objetivo de destacar una idea, un sentimiento.

Ejemplo:

Unas pinturas naif que hielan la sangre.

Un frío letal.

Aplicación en la seducción:

Es difícil encontrar ejemplos realmente representativos, ya que en realidad usamos la hipérboles hasta por gusto, hasta cuando decimos "me estoy muriendo de sed", estamos utilizando una hipérbole. Todas las veces que se exagera algo, en lo grotesco, en lo sublime, en lo romántico o en lo ridículo, estamos usando esta figura. Y con las mujeres ¡exageramos todo el tiempo! Por ejemplo:

"Mírate en mis ojos y te verás sublime" o también "Mírate en mi mirada y te verás como nunca te has visto", esto podría decirlo en el gimnasio, por ejemplo cuando se encuentra frente a un espejo mientras que ella hace un ejercicio, usted está en el medio y ella le pide que se quite. Aquí otro ejemplo:

"Tienes una belleza catastrófica".

Conclusiones

Hemos dado algunos ejemplos de figuras retóricas que se aplican a la seducción, pero puede encontrar otros, es suficiente, como siempre, de utilizar un poco la imaginación y realizar un estudio personal al fin de encontrar las mejores fórmulas. Sólo hemos dado el punto de partida, ¡el resto le toca!

Como hemos dicho, para hacer piropos existen también otros recursos que no derivan de las figuras retóricas. Encontrará algunos ejemplos en la página dedicada a la seducción en la calle, o también en la página sobre los piropos ingeniosos. Nuestro programa ofrece además varias técnicas.

Secretos de una relación duradera
www.pene-sano.com

www.soloporella.com