Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 

¿Cómo seducir a las mujeres más bonitas?

Esta página puede considerarse como un estudio psicológico sobre las mujeres bonitas y el impacto de los resultados de este estudio sobre su manera y sus chances de acercar y seducir.

Como seducir a las chicas bonitas

La facilidad y la belleza son relativas

En la página dedicada a la naturaleza femenina, hemos considerado el impacto que tiene la belleza de una mujer sobre sus posibilidades de seducirla y hemos concluído y demostrado que la facilidad de una mujer no depende de su aspecto físico.

Hemos observado que una mujer fea no es necesariamente más fácil que una mujer muy guapa. A una mujer usted le gusta o no le gusta, poco cuenta su belleza. Y en depedencia de sus gustos, de su mentalidad o del contexto dentro del cual se encuentra, una mujer será fácil o difícil. Incluso puede suceder que usted le guste mucho a una mujer y sin embargo esta mujer hace su posible para no dárselo a entender y esto para lanzarle tests y probarlo. Hay mujeres muy orgullosas que además aman controlar a los hombres y no le es conveniente hacer comprender su interés demasiado pronto.

¿Qué diferencia psicológica puede existir entre una mujer muy guapa y las demás? Primero que esta mujer tiene más posibilidades de tener un mayor número de pretendientes, lo que se traduce en una mayor competencia para usted, por lo menos en la teoría. Si porque lo que jode la validez de esta afirmación es que, desgraciadamente por los absolutistas, la belleza es un valor relativo. Lo que para usted es muy bonito puede no serlo otro tanto para otro y, pese al hecho que cuando una mujer es bella es bella, los gustos individuales de los hombres entran en juego también y eso hace que la belleza absoluta y universal no exista.

Que usted tenga rivales esto no es importante. Si logra ser el hombre que a ella le gusta, poco cuentan los demás, lo que cuenta es gustarle a ella. Sin embargo, el otro aspecto psicológico a tener en cuenta en una mujer muy guapa es la vanidad posible que ella pueda tener y también una mayor dificultad de impresionarla, ya que otros muchos lo han intentado probablemente antes que usted.

Psicología de las mujeres guapas

Todos tenemos nuestros puntos débiles y el punto débil de las mujeres bonitas es precisamente su vanidad. Pues no es sólo el principal obstáculo para usted, es también su punto más débil. Es el punto que hay que atacar para tener razón de estas mujeres.

¿Qué le pasa a este tipo de mujeres? Desde niñas siempre han sido acostumbradas a ser halagadas y celebradas. Por consiguiente, ellas son más vulnerables ante el fracaso, la indiferencia y el no reconocimiento de su belleza. Y claramente también ellas se sienten más atraídas por los que se muestran indiferentes a esta belleza.

Una mujer muy guapa espera a ser reconocida por todo el mundo, pero al mismo tiempo le molesta que todo el mundo le diga las mismas cosas. Que todo el mundo la admire es algo necesario para mantener elevado su ego, pero al mismo tiempo hacer que los que son víctimas de su encanto sean poco interesantes.

La estrategia a adoptar

Sepa que con este género de mujeres no tiene ninguna posibilidad si utiliza los métodos tradicionales, a menos que usted les guste desde el inicio. En general, las mujeres engreídas se enamoran más fácilmente de aquellos que las ignoran y las "maltratan", ya que están acostumbradas a recibir exactamente lo inverso de sus seductores de rutina.

Aquí hay que aclarar el sentido del término "maltratar", que está puesto entre comillas no sin propósito. Con esto nos referimos al hecho de que hay que mostrarse diferente, no actuar con ellas de la misma forma que todos los demás.

Una mujer guapa se siente pronto o tarde intrigada por todos aquellos que no son sensibles a su encanto. O sea podría hacerse el razonamiento siguiente: «¡Caray! Este chico parece simpático... y no puedo creer que no esté interesado en tener sexo conmigo igual que todos los demás... Pero por lo menos es agradable y parece inteligente... Me gustaría verlo correr también detrás de mi falda... sería divertido...».

El hecho de mostrarse inicialmente indiferente no será probablemente suficiente para atraerla, si usted no le gusta, pero esto contribuirá a encender su curiosidad, lo que lo hará más interesante; esta curiosidad quizás sea el preludio de un interés y de una atracción que en circunstancias ordinarias no hubieran tenido lugar.

Continuando a ser indiferente, usted quedará disponible y atento a otros aspectos de su persona, esto hará que la comunicación se mantenga y al mismo tiempo lo hará más deseable, ya que también le estará dando la posibilidad de conocerlo mejor. Cuanto más una mujer bonita se siente ignorada por alguien que queda interesante y disponible, más se sentirá atraída. El cóctel con este género de mujeres es éste: ser duro e indiferente pero al mismo tiempo simpático e interesante.

¿Cómo se puede ser disponible e interesante, pero al mismo tiempo indiferente? Parece una contradicción. Ser indiferente no significa ignorarla como si no le gustara. Usted no perderá ninguna ocasión de conocerla o decirle que le gusta, pero de manera a dejar entender que usted no está hablando en serio, que usted es así con todas. Usted será disponible y amable, pero "a su manera".

Será indiferente pero caballeroso, con atenciones y gestos románticos, pero dejando entender que usted es un hombre acostumbrado a estas cosas, que usted es romántico por costumbre y no por interés, interesado porque mujeriego, amable y disponible pero de manera impersonal, imparcial. Ella pensará entonces de interesarle a uste como persona y no como mujer, se sentirá intrigada por el hecho de no lograr seducirlo al igual que todos los demás. Usted se mostrará más bien intresado en su personalidad, en su manera de ser, ya que en ningún momento se ha dejado impresionar por su belleza, en cierto sentido usted se le escapa, pareciendo inmune, usted dará muestra de dar a su belleza física poca o ninguna importancia...

Deje entender que usted está disponible pero aparentemente fuera de su alcance. Que usted es el tipo que ella busca, pero que no podrá tener tan fácilmente, ya que usted busca cosas más profundas que la simple belleza. Una mujer super acostumbrada en seducir sólo con su aspecto físico, se sentirá traumatizada si usted ve todo en ella excepto esto. Ella se preguntará entonces por qué hace bavear a todos excepto usted, por qué usted sigue tratándola como a todas las demás, quizás haciéndole menos piropos que a las demás.

Una de las actitudes a tener con estas mujeres es no darle exactamente nunca todo lo que ellas quieren. Esta línea de conducta corresponde, paradójicamente a darle lo que quieren realmente, es decir un hombre que tiene la situación en manos, que es imprevisible y capaz de dominarlas.

En otros términos, todo lo que usted le da a una mujer que aún no es suya, debe darlo de manera totalmente imprevisible y sorprendente. Si tiene una cita con ella, sea usted el que decide el lugar del encuentro, no importa si al final irá donde ella querrá. Si le dice a una chica "te llamo mañana y nos ponemos de acuerdo", llámela dos días después. Si ella le mira como querendo ser besada, hágase el desentendido que no comprendió pero comprende, y bésela en otro momento, de manera totalmente imprevista.

¿Indiferente hasta donde?

Continúe intrigándola y a haciéndola soñar al mismo tiempo, usted tendrá que seguir disimulando su interés físico hasta el punto de enamorarla. Será entonces que usted empezará a interesarse de manera más física a causa del hecho que ella logró seducirle. Pero cuando usted llegará a "ceder", ella estará ya demasiado interesada como para considerarlo sólo como uno de los tantos que ha conquistado.

En otros términos, al igual que la parábola del cazador cazado, cuando ella creerá haber finalmente logrado seducirle, será más bien ella que habrá caído encontrándose definitivamente seducida.

Hay una sola manera de disimular su propio interés sexual y mostrarse al mismo tiempo interesado por otros puntos de vista que no sean sólo amigables: usted le hará piropos porque usted es un mujeriego y no porque tiene un real interés, quizás fingiendo mostrarse inicialmente interesado, pero con mucha finura, a mujeres menos bonitas que ella, haciéndole a otras piropos que ella esperaba únicamente para ella y mortificándola al mismo tiempo, tratando sutilmente de demoler sus valores de belleza, dejando entender que la belleza es frágil y una personalidad rica, al igual que un alma noble, son más importantes y menos efímeras, pero al mismo tiempo seguirá mostrándose interesado en ella, ya que de todas maneras usted es un Casanova.

Atención aquí hay que hacer la misma aclaración que en otras partes: hay una diferencia entre suponer que usted es un mujeriego y saberlo; sospecharlo le dará encanto, pero saberlo le hará perder crédito, ya que las mujeres aman soñar sobre la fidelidad de un hombre o a los sumo sospechar lo contrario, pero no saberlo, porque así usted dejaría una impresión negativa y resultaría inconfiable. Por lo tanto, lo importante es dejar siempre una sensación de misterio alrededor de su sentido de la devoción y de la fidelidad. Nunca debe seducir a más de una mujer dentro de un contexto donde estas mujeres pueden concerse. Tener la apariencia de un Don Juan es correcto, pero resultarlo a todos los efectos no irá a su favor.

Conclusiones sobre el tema de las guapísimas

Todo lo que hemos dicho hasta ahora es muy variable y relativo, por lo tanto debe quedar un tema abierto, ya que la mayoría de las situaciones comportan un gran margen de interpretación. La idea clave a recordar en todo esto es quizá el hecho de que usted debe transmitir de estar acostumbrado a tratar con mujeres guapas, que la belleza es común y por sí sola no es suficiente para que una mujer pueda conquistarle. Ninguna belleza lo hará renunciar a conducir las reglas del juego, a tener el control de la situación y a actuar según lo que considera justo.

A veces atraemos a una mujer de manera natural, sin necesidad de seducirla. Todo se vuelve fácil entonces. Sin embargo, la mayoría de las veces, el problema consiste en despertar y alimentar una atracción que al principio no es ta evidente. Es ahí que entra en juego el arte de seducir.

Pero el hecho de tener una ventaja o no tenerla con una mujer determinada, no contredice la regla general que la dificultad de una mujer no depende de su aspecto físico. Cuando una mujer es muy guapa, usted sólo debe ser más astuto y destacarse más (ya dos hombres diciendo el mismo piropo son idiotas). Y finalmente, hay que jugar contra su vanidad, interesándose a su persona, pero siendo indiferente ante su belleza, seduciéndola con señales mixtas.

Evidentemente todo esto tiene sentido cuando usted conoce a una mujer y tiene la ocasión de verla y frecuentarla varias veces. Mientras que con una desconocida, hay que ser rápido y proceder de la misma manera que con todas las demás, a lo mejor llamando su atención con piropos absolutamente inusuales, que nadie nunca le ha dicho.

Existe una teoría detrás de la formulación de todo buen piropo. Y nosotros la mencionamos tanto en el sitio público como en nuestro programa de seducción.

Las 10 personalidades ganadoras.
www.pene-sano.com

www.soloporella.com