Síguenos:
Desarrollar nuestra individualidad y trabajar sobre nuestra personalidad de manera a destacar sus aspectos únicos, son cosas que están a la base del encanto y permiten cosechar un alto poder personal.

El poder personal

Cuando una mujer se siente atraída por un hombre de manera natural, este hombre tiene obviamente mayores probabilidades de seducirla. Esto es tan obvio que ni siquiera forma parte de las reglas fundamentales de la seducción. Es un axioma, algo tan evidente que no necesita explicaciones.

Lo que acabamos de decir puede parecerle inútil. Pero es un poco como una venta segura. Cuando el cliente va hacia el negociante porque necesita un producto que vende, la venta tiene una tasa de garantía que se acerca a 100%, o por lo menos mucho más alta respecto a cuando es el comerciante que debe ir hacia el comprador y trata de embullarlo a comprar algo que éste no está convencido en comprar.

En la seducción pasa algo similar. No todas las situaciones favorecen una conquista segura. Y cuando las cosas se hacen difíciles, hay que hacer presión sobre la psicología y tratar de resultar atractivo tanto a nivel de preparación como de presencia y personalidad.

Nuestro programa se ocupa detalladamente de todos los tres aspectos y el objetivo de este artículo es describir muchas de las características de la personalidad y de la psicología femeninas que en el programa son tratadas de manera profundizada y con un gran nivel de detalle.

Es la personalidad que seduce

Cada vez que una persona se enamora o que por lo menos se siente atraída por alguien es porque le encuentra algo especial y único. Lo que sugiere en general que una persona dotada de una más grande individualidad resultará atractiva a un mayor número de personas. Evidentemente la personalidad no es la única cosa que seduce, ya que en la seducción también hay otros factores que entran en juego, como el buen gusto, el encanto personal, la exclusividad, la presencia, el tener, el poder, la fama, la inteligencia, la cultura, la estrategia y así sucesivamente. En el programa no hemos omitido ninguno de estos factores, pero aquí, pondremos el énfasis sobre los factores de la personalidad y de la esetrategia de conquista.

Desarrollar la individualidad es el primer paso

Y el primer paso que hay que dar para desarrollar la individualidad es volver a encontrar su propia esencia y mantenerse fiel a ella. Esto quiere decir que si somos de cierta menara, si escogemos un camino en la vida, siempre habrá personas compatibles e incompatibles con este camino y el hecho de que tal vía excluya a otras no significa que tenemos que cambiar de bandera cada vez que queremos lograr un objetivo. Debemos simplemente ser nosotros mismos siempre y no imitar a nadie nunca.

El objetivo principal es por lo tanto el de encontrar su propia esencia primaria y luego liberarla de las influencias de la presión de las normas de nuestro ambiente. Quien se mantiene fiel a su propia verdadera naturaleza, aunque si en el curso de los años esta naturaleza se ha ido modificando de manera espontánea hasta cambiar completamente, siempre tendrá una personalidad mucho más sólida respecto a alguien que siempre se ha dejado influenciar por las tendencias comunes y las normas establecidas. En pocas palabras, a pesar de seguir siendo personas decentes, siempre hay que ser alguien que piensa con su propia cabeza, abierto al cambio pero cerrado a las influencias. En otros términos, ¡saque su individualidad!

Identidad personal vs identidad colectiva

Este es un punto clave que en nuestro programa ocupa más de una página y que aquí trataremos de resumir sin dejar afuera ninguna cosa esencial. La identidad colectiva representa el conjunto de las características de nuestra identidad que proviene de nuestro ambiente, de nuestra educación y de nuestra nacionalidad. ¡Hasta el idioma que hablamos forma parte de esta identidad! La cual se compone obviamente por varias capas.

Por ejemplo, la identidad colectiva de Pedro Perez está hecha en parte por la educación y la mentalidad de su familia. Pero Pedro es también, supongamos, andaluz y por lo tanto tiene una manera típica de actuar de la gente de Andalucia. Y finalmente Pedro es español y no obstante sea andaluz y pertenezca a su familia, tiene también un comportamiento típico de español, que no es el mismo que el de un gallego, de un vasco y mucho menos de un mexicano. Pero finalmente Pedro es un latino, nada que ver con la idiosincrasia que pueda tener un ruso (tampoco decimos un francés, porque en cierto sentido los franceses son más parecidos a los españoles que a los rusos y también son latinos). Pero ademàs Pedro es también un "latino de hoy", por lo tanto es también un poco americano ya que la cultura europea y latinoamericana están hoy altamente influenciadas por el consumismo americano, nada que ver, pues, con un español del tiempo de Cervantes. ¿Ve el punto?

Acabamos de describir muy por lo general la identidad colectiva de Pedro Perez, no su identidad personal. Esta identidad colectiva tiene a veces una influencia enorme sobre la personalidad y el comportamiento de un individuo. Generalmente es mucho más fuerte que la personal. Quite a un colombiano de todos los días sus características típicamente colombianas y por extensión, latinas ¿y que es lo que va a quedar? ¡Casi nada! Y hemos hablado de un colombiano para dar un ejemplo, esto pasa con cualquier nacionalidad. A veces, esta identidad, a pesar de no ser personal, puede darnos hasta encanto. Por lo tanto, digamos, el encanto típicamente cataluño (ejemplo). ¿Podría imaginarse a un Julio Iglesias hablando y actuando como a un ruso?

Ahora hablamos de la identidad personal. Es la que hace la diferencia cuando se habla de una personalidad individual y única. Claro, hay personas que se apoyan sobre todo sobre la identidad colectiva para expresar su encanto, pero ellas deben igual ponerle una marca personal para que este encanto se destaque. Evidentemente la individualidad no siempre es positiva. Hay personas que se destacan, pero tienen un muy mal carácter. Pero siempre podemos hacer que nuestra personalidad sea interesante quedando fieles a nuestra verdadera esencia.

La identidad colectiva es a veces un amparo para vencer las timideces naturales y no resultar raros. Si por ejemplo yo saludo a alguien de la misma forma que todo el mundo saluda, no corro ningún riesgo desde el punto de vista personal. Si hablo el castellano con el acento de mi región, me identifico prácticamente con esta forma de hablar y me siento mucho menos raro que si me esforzara a hablar el español de una manera neutra y personal. En suma, si empiezo a comportarme de manera única, distinta con respecto al modelo común, empiezo a sentirme incómodo y a perder mi "naturalidad". Este es un problema común de los emigrantes, ellos se encuentran ante el dilema de tener necesariamente que abandonar su identidad colectiva para asimilarse a una nueva. Lo que es muy fácil para los niños y los menores, pero no lo es otro tanto para los adultos, aunque jóvenes. Una de las mejores maneras de resolver esta crisis es, una vez más, destacar la identidad personal, aunque sigamos adoptando lo que consideramos lo mejor de la cultura nuestra y la del país huésped. Acabaremos entonces por tener una identidad colectiva híbrida, consolidada por una contribución de identidad personal. Así nos volvemos internacionalistas (no en el sentido comunista del término, sino cultural), o apátridas.

¿Difícil para un emigrante? Sin embargo los diplomáticos, los hombres de mundo, los más encantadores hacen esto todo el tiempo. Vale pues la pena de pensar al respecto, aún si nunca ha salido de su barrio.

Las grandes figuras de todos los tiempos, más allá de sus talentos, siempre han tenido una identidad personal muy desarrollada, o un mixto de identidades finamente personalizadas. Pero, definitivamente, en las personas que se destacan, la identidad personal siempre prevalece sobre la colectiva.

Para ser seductores no hay necesidad de ir tan lejos. Pero sepa que cuanto más su identidad personal sea resaltada, más tendrá oportunidad que los demás lo vean único. En marketing se dice: «la diferencia preferencial se vende mejor». La clave en la seducción sería más bien: «sea distinto, pero de manera atractiva».

Para concluir sobre este tema, el objetivo no es el de anular su identidad colectiva para desarrollar al máximo la individual, no hay necesidad de ir hacia estos extremos, la idea es justo la de cultivar la identidad personal de manera a sacarle el máximo de ambas (poco cuenta la identidad colectiva de partida), de manera que el "producto" final sea una personalidad rica e interesante.

Atención al enemigo: la inseguridad y la necesidad

La ansiedad, la inseguridad y la necesidad son cosas que se alimentan entre ellas y se provocan mutualmente, como en un triángulo dentro el cual ninguno de los tres ángulos es menos importante que los otros dos. Si somos víctimas de una de estas tres sensaciones en un momento dado, esto vendrá a ser la causa y la consecuencia de las otras dos. Estamos ansiosos cuando un problema personal nos preocupa y dudamos sobre nuestra capacidad y sobre las posibilidades que tenemos de enfrentarlo. A veces, la solución depende de nosotros, otras veces no depende de nuestra voluntad o de nuestras capacidades.

El individuo ansioso siente la necesidad de salir de una situación difícil, u obtener algo al cual aspira mucho y, no pudiendo actuar concretamente desde el principio en consecuencia de su preocupación, pon en marcha, con un gasto exagerado de energías, sus propias facultades intelectuales. Haciendo esto, tiende a preveer los problemas, a anticiparlos y amplificar tanto la entidad del problema como su propia incapacidad a enfrentarlos.

Existe una zona del cerebro llamada "Area de Broca", la cual, en base a experiencias vividas anteriormente ante una situación x, tiende a preveer un resultado que está condicionado por nuestra preocupación, más que por un análisis objetivo. Es un mecanismo de protección contra el peligro, sin embargo, en un contexto ansioso, nos impide de tener una visión realista e imparcial de los hechos.

Tal mecanismo es positivo, ya que nos proteje, pero negativo al mismo tiempo, ya que nos impide de actuar con la frialdad necesaria para resolver el problema. También es por causa de esta Area de Broca que el ser humano tiende a sorprenderse e a interesarse mayormente a cosas originales, nuevas, que no está acostumbrado a ver. Se trata por lo tanto de un arma a doble filo, ya que puede al mismo tiempo beneficiar o hacer daño, capaz de provocar a la vez felicidad e infelicidad. Felicidad ante el placer de descubrir cosas nuevas e igualmente a la atracción que provocamos en los demás cuando nos ven diferentes de manera positiva. E infelicidad, ya que la preocupación para loas cosas que nos preocupan nos provoca auténticos dolores de cabeza, a veces sin razón. De hecho, en la vida sucede a menudo que nos preocupamos durante años por cosas que al final nunca llegan a ocurrir.

Y como si no bastara, la ansiedad y la preocupación son causa de estrés, nos quitan la confianza en nosotros mismos y, en los peores casos, pueden transformarse en auténticas fobias, preludio a problemas neurológicos, ya que es bien sabido que el estrés es causa de más de una enfermedad.

Basta simplemente saber que la ansiedad, la inseguridad y el pensamiento negativo están entre los mayores obstáculos a la seducción, no sólo porque nos impiden de actuar correctamente, sino también porque nos quitan el entusiasmo y la seguridad necesarios para el éxito.

Este artículo no es un texto de psicoanálisis y nuestro programa no es un tratado de psicología clínca con tratamientos a los problemas de estrés de la vida moderna. El programa trata estos temas sólo en relación a los problemas de seducción y las soluciones propuestas se limitan sólo a este contexto. Son simples y prácticas, pero efectivas, capaces de ayudar fuera de su contexto, pero sin ninguna garantía. Por lo tanto no deberá considerarse como una alternativa al sostén de un especialista.

Nuestro programa contiene simplemente técnicas que tienen por objetivo desarrollar una actitud más positiva en sus acercamientos. Actitud que presupone un trabajo personal y activo, cuyo objetivo es aprender poco a poco con la práctica a despreocuparse, acostumbrándose a dar menos importancia a las cosas que le preocupan, evitando así de pensar en ellas constantemente. Y esto requiere trabajo y disciplina, pero no es imposible. No tema el fracaso, sea consciente del hecho de que nadie vive totalmente amparado de la ansiedad y de los miedos. Existen igualmente fármacos capaces de ayudar a reducir la ansiedad de manera eficaz, pero estos tratamientos deben ser conducidos por especialistas. En principio, nuestras técnicas deben mejorar estas situaciones sin el uso de medicamentos o tratamientos especiales.

Trampas a evitar

  • La inseguridad y la prudencia excesiva. Al inicio, hay que mantener ciertas distancias, no hay que olvidar que en general, sólo cuando una mujer lo conocerá bien podrá ser seducida con mayores garantías, no enseguida ni demasiado pronto, pero también esto es variable según la mujer. Será pues suficiente saber determinar el momento adecuado para pasar a la etapa sucesiva. Si tiene límites de tiempo tendrá que actuar dentro de estos límites, por ejemplo si tiene un número limitado de ocasiones para volverla a ver o hasta si tiene una sola ocasión, tendrá entonces que jugarse todo. En todo caso, que usted tome su tiempo o no, cuando llega el momento de actuar, hay que actuar sin vacilaciones, sin pedir el permiso, sin mirarla como querendo buscar un consentimiento, sin hacerle comprender lo que tiene intención de hacer. Bésela, tómela y ya, más será natural mejor será.
  • Evite hacer comentarios negativos sobre las mujeres o sobre las experiencias pasadas. Estos comentarios son totalmente inútiles y no le harán avanzar de un paso. Cada mujer requiere un acercamiento diferente, cada amor es único, cada siutación es distinta. ¡Actúe según el caso sin nunca valilar!
  • No se apoye en los demás para tomar decisiones. Sea el que decide lo que debe suceder y haga de forma que suceda. Esto no significa que debe imponer su voluntad, sono sólo demostrar que usted siempre es capaz de tomar una decisión, aunque si después no será esto que se hará. Si muestra que sabe tomar decisiones con las cosas poco importantes, pensarán que usted es capaz siempre de saber qué hacer en toda circustancia, y esto es definitivamente importante para un hombre seguro de si.

Los varios tipos de atracción

Lo que sigue podrá parecerle simplista y esquemático. Sin embargo un esquema no es una forma de hacer la realidad superficial, es sólo un sistema de coordenadas que se añaden a un mapa para facilitar el trabajo con este. Su función es simplemente la de hacer más simple la comprensión de una realidad con la ayuda de puntos de referencia. Nuestro programa contiene bastante de estas esquematizaciónes, pero ellas deben ser utilizadas como un hilo de Ariana, no como una guía de conducta ciega. Cada punto del dibujo será entonces abierto a sus capacidades de interpretación, cualquier noción del programa debe ser interpretada antes de ser aplicada.

Si quisiéramos definir y clasificar las reacciones que una mujer podría tener cuando ve a un hombre por primera vez, caeríamos inevitablemente en siete posibles reacciones:

  1. Nada interesada, neutralidad.
  2. Nada interesada, aversión.
  3. Potencialmente interesada.
  4. Su interés es sólo social o amigal.
  5. Usted es candidato para una relación a largo plazo.
  6. Sexualmente interesada, a pesar del hecho que no lo hará comprender tan fácilmente.
  7. Sexualmente y explícitamente interesada. Poco cuenta el tipo de relación que podría seguir.

Obviamente, una vez que una mujer lo conoce, sus impresiones podrían cambiar, tanto en bien como en mal. Pero, para un hombre, los dos últimos puntos son evidentemente los más interesantes. Y su objetivo es el de preferirlos, ya que una mujer que lo considera candidato a una relación a largo plazo termina inevitablemente aplazando el sexo a más tarde. Mientras que una relación sexual queda abierta a una relación a largo plazo. En otras palabras, el sexo abre las puertas a cualquier relación, mientras que ningún tipo de relación le garantizará el sexo.

Muchos hombres que buscan sexo cometen el gran error de comportarse como su fueran novios de antaño que no piensan en el sexo y parecen no tener apuro. La chica por lo tanto, no sólo pone el sexo de lado, sino toma también las decisiones en función de una relación a largo plazo. Algo que a corto plazo sería genial, se ve arruinado sólo por haber sido considerado desde un ángulo incorrecto. Al contrario, un hombre que desde el inicio hace sentir a una mujer sexualmente implicada, puede elegir el tipo de relación que quiere o decidir hasta donde llegar. No deje que los demás decidan por usted.

No es una cuestión de forzar las cosas. No se debe nunca cometer el error de tener una actitud que no corresponde a lo que usted desea, ya que de esta manera, nunca se obtiene lo que se quiere y se corre el riesgo de confundir a los demás haciéndole tomar decisiones que no corresponden a las reales intenciones de usted. No olvide que el objetivo principal de un hombre es a menudo el sexo, mientras que el objetivo principal de una mujer es una relación estable. Si usted actúa como un "hombre a largo plazo" porque cree que así llegará indirectamente al sexo, sepa que no será considerado desde el justo ángulo. La chica actuará simplemente en función de sus intereses y conveniencias. Hará su juego, porque usted le facilitará la tarea, mientras que el objetivo de usted debería ser conducir y no dejarse conducir.

Una vez más no es un problema de imponer su voluntad. Se trata simplemente de actuar en función de lo que usted quiere y busca, de ser sincero, franco y coherente consigo mismo. Es un poco como cometer el error del hombre que se hace el amigo mentras que en realidad está interesado a una mujer como mujer y no como amiga. Este hombre, si continúa jugando esta comedia también cuando ya no es el momento, no es coherente consigo mismo, no es sincero en sus intenciones. Una mujer simpre pone a un hombre en la categoría del amigo o en la del pretendiente. Si usted no actúa como un pretendiente cuando llega el momento y esto sucede enseguda que usted note que el terreno es bueno, logrará muy difícilmente a salir de una categoría una vez que estará dentro de ella.

La importancia de la personalidad y del ser

El hombre, en su afán de seducir, debe contar tanto con factores objetivos como subjetivos, como hemos visto al principio. Algunos de estos factores forman parte de su actual situación y no dependen de su voluntad inmediata (dinero, posición, poder, etc), es decir, el tener. Los demás dependen del individuo y son su personalidad, su manera de ser, sus cuidados personales, su estilo, sus talentos y sus conocimientos, su sentido de la conducta y de la exclusividad, en pocas palabras, el ser.

Entre el ser y el tener está el aspecto físico, en el cual algunos componentes pueden ser mejorados, mentras que otros han nacido con nosotros. Las características de nuestro aspecto que son invariables pueden ponerse en la categoría del tener, mientras que las demás en la categoría del ser.

El ser es bien más importante que el tener. El tener es muy poderoso pero no es suficiente por sí solo para tener éxito, porque aún disponiendo de todas sus ventajas, no logrará seducir sin un mínimo de encanto.

Nuestro programa dedica un capítulo completo a este tema.

Los tipos de seducción.

Agrande su pene con técnicas 100% naturales



Programa de sexualidad femenina para las mujeres y los hombres que las aman