Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 

El poder de la personalidad para seducir

Desarrollar la individualidad, trabajar la personalidad, destacar su propio aspecto único, son cosas que están a la base del encanto y de un alto poder personal.

Cuando una mujer se siente atraída por un hombre de manera natural, este hombre tiene obviamente mayores probabilidades de seducirla. Esto es tan obvio que ni siquiera forma parte de nuestras reglas fundamentales de la seducción.

Lo que acabamos de decir puede parecerle inútil. Pero es un poco como una venta segura. Cuando el cliente va hacia el negociante porque necesita un producto que vende, la venta está asegurada, o por lo menos tiene muchas más probabilidades de darse respecto a cuando es el comerciante que va hacia el cliente.

En la seducción pasa algo similar. No todas las situaciones favorecen una conquista segura. Y cuando las cosas se hacen difíciles, hay que hacer presión y resultar atractivo bajo todos los puntos de vista.

Nuestro programa se ocupa detalladamente de todos estos aspectos, sin embargo el objetivo aquí es ilustrar varias características de la personalidad que nos hacen atractivos.

Es la personalidad que seduce

El poder de la personalidad en la seducción.

Cada vez que una persona se enamora es porque le encuentra a la otra algo especial y único. Lo que sugiere en general que una persona mayormente individual resultará atractiva a un mayor número de personas. Evidentemente la personalidad no es la única cosa que seduce y nuestro programa tiene cuenta de todos los factores, pero aquí pondremos el énfasis especialmente en los temas de la personalidad y la estrategia de conquista.

Desarrollar la individualidad es el primer paso

Y lo primero que hay que hacer para lograr eso es volver a encontrar su propia esencia. Esto quiere decir que si somos de cierta menara, si escogemos un camino en la vida, siempre habrá personas compatibles e incompatibles con este camino y el hecho de que tal vía excluya a otras vías no significa que tengamos que cambiar de bandera cada vez que queremos lograr un objetivo. Debemos simplemente ser nosotros mismos siempre y no imitar a nadie nunca.

El objetivo principal es por lo tanto el de encontrar su propia esencia primaria y luego liberarla de las influencias cuyo objetivo es el de normalizarnos. Quien se mantiene fiel a su propia verdadera naturaleza, a pesar de que quizás ella se haya modificado en el tiempo, siempre tendrá una personalidad mucho más sólida respecto a alguien que siempre ha seguido a ciegas las normas establecidas. En pocas palabras, a pesar de seguir siendo personas decentes, siempre hay que ser alguien que piensa con su propia cabeza, abierto al cambio pero cerrado a las influencias. En otros términos, ¡saque su individualidad!

Identidad personal vs identidad colectiva

Esta es una idea compleja que en el programa ocupa varias páginas y que aquí trataremos de resumir lo más posible sin dejar afuera nada esencial. La identidad colectiva representa lo que somos en relación a nuestro ambiente de pertenencia, nuestra educación, nuestra nacionalidad, ¡hasta nuestro idioma! Por tanto es una identidad que comporta varias capas.

Por ejemplo, la identidad colectiva de Pedro Perez está hecha en parte por la educación y la mentalidad de su familia. Pero Pedro es también, supongamos, andaluz y por lo tanto tiene una manera típica de actuar de la gente de Andalucia. Y finalmente Pedro es español y no obstante sea andaluz y pertenezca a su familia, tiene también un comportamiento típico de español, que no es el mismo que el de un gallego, de un vasco y mucho menos de un mexicano. Pero finalmente Pedro es un latino, nada que ver con la idiosincrasia que pueda tener un ruso y también un "latino de hoy", por lo tanto un poco americano, nada que ver con un español del tiempo de Cervantes. ¿Agarra el concepto?

Acabamos de describir muy por lo general la identidad colectiva de Pedro Perez, no su identidad personal. Esta identidad colectiva tiene a veces una influencia enorme sobre la personalidad y el comportamiento de un individuo. Generalmente es mucho más fuerte que la personal. Y no podemos ocultar que esta identidad tenga cierto encanto. ¿Quien imaginaría a un Julio Iglesias hablando y actuando como un ruso?

La identidad colectiva es igualmente un amparo que nos normaliza y no nos hace parecer como un pez fuera del agua. Por ejemplo, si hablo español, saludo y gesticulo de la misma manera que la gente de mi tierra, no estoy arriesgando nada. Me identifico con esta forma de ser y me siento seguro. Por lo tanto se trata de un molde de comportamiento que ha sido experimentado por miles de otros individuos y que nos hace caminar sobre un sendero seguro. Nos quitan eso y lo perdemos todo, la mayoría de las veces, nos quedamos solos, nuestro genio contra el mundo.

Claro, hay personas que se apoyan sobre todo en la identidad colectiva para afirmar su individualidad, para expresar su encanto. Pero ¿quien dijo que para ser encantador haya que suprimir totalmente la identidad colectiva? Ni siquiera es posible.

Ahora hablamos de la identidad personal. Es la que nos define como individuos por fuera de toda influencia colectiva. Se trata de lo que queda si nos quitaran todo lo que está relacionado con la identidad colectiva.

Si empieza a hablar español sin acento, a saludar a la gente a su manera y a hacerlo todo de manera personal ¿cuánto quedaría de usted? Lo poco o lo mucho que quedaría esta es la identidad personal. Si usted tiene poca, al quitarse la colectiva, entonces se sentirá incómodo, comenzará a perder su natural. Es el prboblema de los emigrantes, que deben necesariamente abandonar una identidad colectiva para asimilarse a una nueva. Lo que es muy fácil para los niños y los menores, pero no lo es tanto para un adulto, aunque jóven. Una de las mejores maneras de resolver esta crisis es destacar la identidad personal y adoptando lo mejor de ambas culturas. Acabaríamos entonces teniendo una identidad colectiva híbrida, consolidada por una contribución de identidad personal. Y nos volveríamos internacionalistas (no en el sentido comunista del término, sino cultural), o apátridas.

¿Difícil para un emigrante? Sin embargo los diplomáticos y los hombres de mundo hacen esto todo el tiempo. Vale pues la pena de pensar al respecto, aunque nunca haya salido de su barrio.

Y bien, el secreto para tener encanto es enriquecer esta identidad personal que queda una vez que usted se desviste del resto. Es hacer crecer este árbol quedado solo en esta colina desierta.

La idea de todo esto no es soprimir su identidad colectiva, usted continuará a ser lo que es, pero desarrollará su lado personal, ahí está el truco.

Las grandes figuras de todos los tiempos siempre han tenido una identidad personal muy desarrollada. Ambas identidades son importantes, pero en las personas que se destacan, esta última es muy influyente. Si a esas personas se le quitaran todas las capas colectivas, quedaría algo en todo caso, no quedarían desnudas.

La idea de toda esta discusión es la siguiente: cuanto más su identidad personal será desarrollada, más tendrá posibilidades que los demás lo vean único. En marketing se dice: «la diferencia preferencial se vende mejor». La clave en la seducción sería más bien: «sea distinto, pero de manera atractiva».

El mejoramiento de la individualidad es uno de los temas más importantes que serán tratados en el programa.

El lenguaje extraverbal.
www.pene-sano.com

www.soloporella.com