Síguenos:
¿Cuántas veces sucede que mujeres que pensamos haber conquistado nos digan al final que prefieren que nos quedemos buenos amigos? Aquí estudiaremos las razones principales de nuestros fracasos con este tipo de mujeres que hubiéramos podido conquistar.

7 que explican sus fracasos con las mujeres

¿Amigos para qué, maldita sea? Anatomía del gafado

Aparte la canción de Gianluca Grignani, minada de tonterías de todo género, el concepto de ser buenos amigos es uno de los más odiados por los hombres y mantiene su vigencia inalterada donde quiera, poco importa si usted vive en Nueva Guinea o en las islas Baleares, las malas experiencias entre una chica y un gafado se repitirán siempre en la misma, trágica secuencia:

  1. El gafado conoce a una chica.
  2. Con esta chica la pasa de maravillas, al punto que ella le ha hasta demostrado un interés marcado.
  3. El nerd termina enseguida seducido o hasta se enamora de ella.
  4. El gafado se declara finalmente o manifiesta su interés.
  5. La chica desaparece de la circulación sin dar ninguna explicación.
  6. El nerd le hace 50 llamadas y/o le envía 150 SMS sin obtener respuesta.
  7. Al final la buena chica vuelve a aparecer diciendo cosas como "quisiera que quedáramos buenos amigos", disculpándose por haber herido sus sentimientos o haber sido mal interpretada.

Es el eterno retorno, una situación que se repite inalterada en el tiempo, excepto quizás algunos ínfimos detalles, como el nombre propio de las personas implicadas. Y al final se repite tantas de aquellas veces que el nerd se transforma necesariamente en un muerto de coño, o sea alguien que no pega un clavo 365 días al año, condenando al mundo, a la sociedad y diciendo tonterías como "el amor es burgués, sólo el dinero hala mujeres".

Hay que saber que todos, exactamente todo el mundo pasa por estas situaciones y si usted ha sonreído varias veces leyendo este texto, identificándose con nuestro gafado protagonista, sepa que no es para nada el único. A menos de no ser un seductor experimentado, estas cosas les pasan absolutamente a todo el mundo.

Tratemos por lo tanto de analizar la situación, ver el por qué de todo esto, de manera a evitar estas malas experiencias lo más posible en el futuro.

Las 7 razónes para las cuales una mujer dice "seamos buenos amigos"

  1. Una vez que se produce la mala aventura descrita encima, es difícil de hacer ctrl+z sobre ella. Si pues queremos aún tener posibilidades es necesario hacer un refresh de la situación y cambiar de aire durante cierto tiempo.
  2. No hay deseo sin falta y necesidad. Si usted está demasiado disponible desde el principio con una mujer, ella no desarrollará nunca un deseo por usted.
  3. Cupido no golpea a las mujeres de la misma manera en qué golpea a los hombres. Una mujer necesita conocerlo para sentirse atraída y si usted se enamora de ella demasiado rápidamente, esta no lo comprederá y lo tomará por un necesitado.
  4. Las mujeres se sienten atraídas por los hombres por razones que los hombres a menudo desconocen, no comprenden o no aceptan.
  5. Las mujeres no son siempre tan directas y sinceras como los hombres a veces quisieran que fueran.
  6. Las mujeres no actúan siempre de una manera que a los hombres les resulte lógica.
  7. Después del primer encuentro favorable, la relación se racionaliza y hay que saber tratar la situación en consecuencia.

Veamos un poco más detalladamente cada uno de estos puntos, pero veámolos al revés, comenzando desde el último y terminando con el primero.

7. Tra un premier acercamiento o encuentro favorable, la relación se racionaliza y hay que saber tratar la situación en consecuencia.

En nuestro programa decimos a menudo que cuando queremos concluir algo rápidamente con una chica, tenemos que aprovechar el momento, batiendo el hierro cuando está caliente sin aplazar la ocasión.

Es decir, durante un premier encuentro, lo que mayormente cuenta es la primera impresión. Ella se está divertiendo con usted o está viviendo un momento interesante, es por lo tanto la emoción de la primera impresión que domina el momento. Y esto vale aún más si se han conocido en un lugar nocturno como una discoteca. El momento es caliente, no sólo porque ambos la están pasando bien juntos y han tomado algunas copas, sino también porque ella se encuentra en una disposición momentánea de abertura que no se va a mantener en el tiempo. En un contexto así, hay que aprovechar enseguida para llegar a algo. Si al contrario usted aplaza la ocasión, quizás pidiéndole un número telefónico para tener una cita, uno, dos o tres días después, mientras tanto ella habrá tenido todo el tiempo para hacerse una reflexión racional sobre usted y sobre lo que podría nacer con usted.

Esto significa que ya el día siguiente del encuentro al despertar, cuando cada uno estará en su casa, ella no se encontrará ya bajo la influencia del contexto emocional de la noche anterior. Todo se racionalizará, vienen las dudas, las preguntas, las reflexiones sabias, las que la persuaden a ella en no tener sexo con usted o en no darle confianza tan rápidamente. Su relación, que hubiera podido empezar brillantemente con una aventura, se transformará en un simple primer contacto, donde hay que concerse primero y hacer amistad, donde hay que llamarse y eventualmente salir juntos para que, no se sabe cuando, nazca algo que podía haber nacido en la misma noche del encuentro. En otras palabras, usted saldrá del patrón de la aventura para entrar en el del pretendiente, con todos los riesgos y las técnicas que esto comporta.

Portanto, en este caso, según su manera de comportarse y de actuar, podría producirse o no la situación que hemos descrito arriba. Ha perdido la primera ronda, la primera ocasión y ha elegido automáticamente el camino más abrupto.

Claro, no todos los encuentros comienzan con la ocasión favorable que hemos mencionado aquí. Si en vez de conocerla en circunstancias calientes, como la de un lugar nocturno, usted la conoce en otro contexto más regular, obviamente este punto no se aplicará y habrá que tomar en examen los demás seis puntos.

6. Las mujeres no actúan siempre de manera que a los hombres le resulte lógica.

En otros términos, las mujeres parecen ilógicas no sólo porque tienen una manera diferente de considerar la atracción y el interés sexual, sino también en otros planes de la vida. Por ejemplo no hay que asombrarse del hecho que una mujer pueda pedir un café dietético que luego recubre de crema o de azúcar. O no hay que asombrase cuando una mujer tiene un escaparate lleno de ropa y no sepa qué ponerse o diga no tener nada que ponerse, así como no hay que asombrarse si ella gasta 200 euros en algo que usará sólo dos veces al año.

Los hombres también son a veces ilógicos, pero por razones diferentes. Cuando se trata de relaciones, la diferencia "lógica" entre los géneros alcanza su punto culminante. El hombre es simple, directo, lineal. Tendría sexo con cualquier cose se le tropiece en su camino y se enamora perdidamente en 5 segundos para cuestiones fútiles como el aspecto físico, la primera impresión o características de la forma de ser que para una mujer serían elementos insuficientes. Una buena conexión inicial, en suma, es plenamente suficiente para embullar a un hombre, aunque si al final es sólo un fuego artificial. En las mujeres, esto puede suceder también, pero no tan a menudo. Esta es una de las razones para las cuales una mujer puede no corresponder inicialmente a un interesamiento demasiado prematuro de parte de un hombre y al principio de una relación, el que se enamora primero pierde.

5. Las mujeres no son siempre tan directas y sinceras como los hombres a veces quisieran que fueran.

En otras palabras, una mujer no será nunca directa en lo que tiene que ver con su interés, ni en bien ni en mal. Si usted hace algo incorrecto o pierde el encanto provocado por una primera impresión inicial, una mujer no se lo dirá jamás directamente y es por esto que las mujeres prefieren desaparecer en vez de ponerse a dar explicaciones, precisamente en el momento en qué usted creía de haberlas echadas a sus piés o que lo haría muy pronto. Esto explica el por qué una mujer que parecía inicialmente interesada le vira de repente ruinosamente las espaldas.

4. Las mujeres se sienten atraídas por los hombres por razones que a menudo los hombres desconocen, no comprenden o no aceptan.

Una vez más, el hombre se interesa mucho más rápidamente a una mujer de lo que pueda hacerlo ella. La atracción de un hombre se alimenta en presencia de la mujer, mientras que ¡la atracción de la mujer se alimenta en la ausencia del hombre! Las mujeres no desarrollan atracción cuando no tienen tiempo suficiente para conocer a un hombre y no se sienten atraídas por los hombres que se interesan en ellas demasiado pronto, que se vuelven románticos y emocionales demasiado rápidamente.

Esto no significa que sea siempre así, no quiere decir necesariamente que una mujer no pueda sentirse atraída rápidamente por usted. Pero cuando esto no sucede tan rápido, el hecho de llamarla 30 veces al día no hace otra cosa que empeorar la situación. En vez de desarrollar atracción, una actitud de interés prematuro desarrolla desconfianza, preocupación, hasta molestia. Cuando una mujer necesita tiempo para sentirse atraída, el hecho de tratar de quemar las etapas no hace otra cosa que precipitar la derrota. Y al final, aún lo que usted había interpretado como un interés evidente, se esfuma rápidamente porque sólo se ha tratado de una primera impresión que no ha tenido el tiempo de alimentarse y de consolidarse.

3. Cupido no golpea a las mujeres de la misma manera en qué golpea a los hombres.

Esto no es sólo la confirmación del hecho que las mujeres necesitan tiempo para interesarse a un hombre, sino significa también que no lo hacen de la misma forma, no se enamoran de un hombre para las mismas causas y tampoco para las mismas razones. Lo que atrae a las mujeres es nuestra manera de ser, nuestra manera de tratarlas, pero también el hecho de compartir emociones que luego serán alimentadas en la ausencia y en la incertidumbre. Esto es por lo menos el gancho inicial, luego la técnica cambia y la manera de acercar se transforma según cómo van los progresos. El romantismo y las emociones funcionan sólo cuando golpean en el momento justo. Si usted hace las cosas fuera de lugar o demasiado precipitadamente, corre el riesgo de resultar inseguro, ansioso o hambriento.

En nuestro programa demostramos cómo la ansiedad y la necesidad sean el peor enemigo del encanto. Pero que al mismo tiempo pueden volverse un arma que se puede explotar cuando es usted quien la inflige.

2. No hay deseo sin falta.

Esto hace de corolario al punto precedente y es quizás el punto más importante que lo explica todo. Si usted se muestra demasiado disponible desde el principio no logrará desarrollar ninguna atracción. Esto significa que ser demasiado atento y disponible es algo que funciona en el ámbito de una relación consolidada, es decir cuando la mujer ya está con usted o ya está enamorada de usted. En este contexto, las mujeres quisieran que usted fuera MUY PREVISIBLE, aunque un poco de misterio nunca está de más de todas maneras. Mientras que cuando usted acaba de conocer a una chica, la IMPREVISIBILIDAD es un elemento clave para tener éxito. Es decir, debe hacer lo exacto contrario de lo que sucede en una relación consolidada. Hemos visto en todo este artículo como el hombre generalmente se interesa mucho más rápidamente a una mujer para razones mucho más superficiales (una simple atracción es plenamente suficiente, en efectos).

Debe evitar que esto suceda o, en todo caso, debe tratar inicialmente de no dejar a entender su interés, de disimularlo. No sólo porque una mujer emplea generalmente más tiempo para interesarse. No sólo porque cuando una mujer aún no ha desarrollado una atracción hacia usted, su apego corre el riesgo hasta de asustarla, de preocuparla (una mujer que aún no está interesada ante un hombre demasiado interesado se siente llena de dudas). Sino también porque para desarrollar esta atracción que usted necesita y que es la clave de todo, hace falta crear situaciones cuyo objetivo es alimentar su interés, su ansiedad hacia usted. Y todo esto ya lo hemos visto, pero sirve de premisa. En otros términos, debe hacer de manera que sea ella - y no usted - a volverse ansiosa, a preocuparse por usted, a echarle de menos y tener ganas de verlo.

Y esto se obtiene especialmente siendo imprevisibles, no dando nunca exactamente lo que usted anuncia, lo que promete o lo que se esperan de usted. El interés inicial de una mujer, hemos dicho esto también, no se alimenta jamás en su presencia, sino en su ausencia.

Cuando están juntos, usted se comportará de manera genial, de manera a formar grandes momentos significativos y grandes emociones. Al inicio, usted será más agradable que romántico. La impresión inicial debe ser la que usted es malditamente simpático, que con usted las citas son momentos que corren como el agua, que todo fluye como un encanto. Una vez establecido este estado de cosas, entonces usted será progresivamente más romántico.

Cuando en cambio no estarán juntos, debe hacer de manera que entre ustedes se instale un misterio intrigante, preocupante, que deja con el respiro corto. Si promete llamarla el martes, llámela el viérnes y invítela de repente. Mientras tanto, entre el martes y el viérnes, ella no sabrá absolutamente *nada* de usted. Esto es sólo un ejemplo, hay también otras formas de crear misterio. Evite llamarla, evite enviarle mensajes y hágalo sólo en circunstancias absolutamente estratégicas y en momentos inesperados.

Por una parte mostrará una indiferencia y un misterio totales, pero por otra parte mantendrá vivo y alimentará su relación con contactos, llamadas y mensajes estratégicos ad hoc, en situaciones clave.

En breve, su estrategia principal es la de ser inolvidable cuando están juntos y dejarla lo más posible con el corazón en la garganta cuando no están juntos. No importa la forma en qué obtendrá este efecto, es a menudo el mejor modo para aumentar su atracción mucho más de lo que pueda alimentarse normalmente.

1. A la vez que una mujer establece su verdicto de quedar buenos amigos, es difícil volver atrás.

¿Qué hacer entonces cuando esto, a pesar de todo, sucede?

Y este es el punto final de nuestra discusión. A veces las cosas terminan simplemente mal porque no hemos sabido conducir el juego en un momento determinado o simplemente por circunstancias ajenas a la voluntad de usted. Insistir evidentemente no le dará ventaja y las posibilidades concretas que le quedan no son muchas francamente, entonces ¿cuál es la mejor forma de actuar?

Cuando usted ha inicialmente fracasado porque no ha logrado su objetivo de alimentar una primera impresión, la única forma de mejorar las cosas es retirarse de la partida, dejar refrescar las emociones durante cierto tiempo, a lo mejor volviendo a aparecer después de tres meses, pero bajo una luz diferente. Luego que pasa este tiempo, ella habrá olvidado muchoas cosas y lo verá de manera diferente.

Esto no garantiza que así logrará cambiar una situación arruinada, pero por lo menos no lo pondrá definitivamente fuera de juego. Tendrá tiempo de seducir a otras, de afinar sus conocimientos y su habilidad en seducir, a lo mejor tendrá varias experiencias y luego podrá volver a la vieja partida si siente aún que vale la pena, es decir si todavía le muerde el bicho de no haber tenido a una mujer que le hubiera gustado mucho conquistar.

Portanto, a la vez que una mujer sacará la tarjeta de los buenos amigos, la cosa mejor que usted podría hacer es volver a su vida de inmediato, ¡sin esperar un segundo! Además, hay otro aspecto a tener en cuenta. El celo puede ser a veces un elemento que puede dar en el blanco mucho más que cualquier otro acercamiento. El hecho de haber desaparecido a tiempo de su vida para ligar con otras es otra manera de alimentar la curiosidad y la ansiedad de alguien que pensará que a lo mejor lo ha rechazado sólo por haber malinterpretado sus intenciones y que quizás ha perdido algo que hubiera podido gustarle.

Pues, cuando se pierde una partida, hay que saberse retirar a tiempo para poder reparar con el tiempo una reputación negativa que usted ha impedido consolidarse de manera definitiva. Esta también es una jugada esetratégica para limitar y delimitar los daños de un fracaso.

Y si mientras tanto aún no ha comprendido cómo funciona la atracción, el mejor modo para aprender este concepto es de estudiar la realidad, especialmente analizar los casos exitosos. Una de las mejores formas para hacerlo es hacerse amigo de alguien que tiene éxito con las mujeres y estudiar cómo éste se comporta, a lo mejor investigando con conversaciones y preguntas sin dejar comprender de todos modos el objetivo de éstas.

Usted verá entonces que sus amigos exitosos harán cosas de las cuales ni se darán cuenta y que provocarán hasta persecuciones de las mujeres que tendrán que ver con ellos, algo que quizás nunca le había pasado a usted. Estudiará entonces las razones de esto, tratará de identificar el patrón que se encuentra a la base de estos comportamientos y de estas reacciones y al final tendrá una idea mucho más clara de cómo la atracción funciona realmente.

Las etapas de la seducción

Agrande su pene con técnicas 100% naturales



Programa de sexualidad femenina para las mujeres y los hombres que las aman