Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 

Los principios de la atracción

¿Por qué una mujer se siente atraída por un hombre? Aparte el aspecto físico o las afinidades, ¿qué es lo que en los hombres atrae mayormente a las mujeres?

Los secretos de la atracción

La atracción es una de las primeras cosas que hay que conocer si queremos aprender a seducir y tener éxito. Es uno de los primeros temas tratados en el programa. Claro, la atracción es un tema de interés tanto en psicología como en las principales escuelas de seducción. Por lo tanto no es algo nuevo, también hay que tomar en consideración lo que los gurús han dicho al respecto.

La atracción es creada por la persona que la siente

Por ejemplo, según Ross Jeffries, principal gurú de la seducción basada en la programación neurolinguística (PNL) el deseo, la pasión, la atracción, el amor no existen fuera de la persona que las siente. Cualquier deseo y atracción son emociones individuales que sentimos de manera única todas las veces que nos dejamos llevar por ellas. La atracción no existe en general, no se puede crear en alguien. Aún si nuestro programa no se inspira a las doctrinas de Ross Jeffries, si usted lo piensa bien, podemos no creer en la PNL, pero estas ideas sobre la atracción son muy fundadas.

¿Por qué estas teorías sobre la atracción son importantes? Porque cuando seducimos a alguien, es esta persona quien crea la atracción en su mente a causa de nuestra presencia o de nuestra manera de ser. Esta atracción no es algo concreto, Sino es sólo el resultado de una sugestión personal que la persona que seducimos se hace ella misma cuando se encuentra bajo la influencia de nuestro encanto.

Ningún objeto de deseo emana poder seductivo propio. La atracción no es una fuerza física o una energía que se transmite a los demás. Es un fenómeno psicológico que es creado en la persona que seducimos. Esto significa que podemos perfectamente atraer a alguien sin quererlo y sin hacer nada para que suceda. De la misma manera, una persona A puede enloquecer a una persona B y al mismo tiempo dejar totalmente indiferente a una tercera persona C. ¡Por lo tanto la atracción es personal y subjetiva! Es por eso que los gustos son tan variados y contradictorios. Y de aquí obtenemos una importante ley:

Regla fundamental de la seducción No. 4: Ninguna persona o cosa puede gustarle absolutamente a todos.

Hay cosas que son bellas y encantadoras sin discusión, en el sentodo que su encanto y calidades han alcanzado el rango de la objetividad. Pero, hasta estas cosas pueden no gustarle a algunos. Tomemos como ejemplo la belleza de una famosa. Puedo reconocer la belleza sin discusión de Marylin Monroe o de Pamela Anderson, a pesar que ninguna de las dos corresponda a mis gustos. En consecuencia, el gusto es una creación propia, que la mayoría del tiempo hacemos sin darnos cuenta.

Cualquier procedimiento de seducción debería siempre basarse sobre esta realidad fundamental. No se puede construir ninguna técnica de seducción sin tener esto en cuenta.

Las fundaciones de la atracción

La atracción comporta diversas características que son dignas de estudio, pero una cosa que cualquier seductor debe aprender, si desea realmente estudiar los mecanismos que regulan la atracción, es la siguiente:

Regla Fundamental de la Seducción No. 5: Nunca obligarás a nadie a amarte.

David DeAngelo, otro gurú de la seducción y también ideador de la actitud cocky and funny dice que «la atracción no es una elección» es uno de los pilastros filosóficos y de su método. Otra idea bien útil que aprovecharemos en esta presentación.

La regla de la seducción que acabamos de mencionar no está en relación directa con la atracción, pero comporta muchas implicaciones, por lo tanto ignorarla conllevaría a seguros errores.

Ser un chico dulce, el enemigo de la seducción

En la página sobre el espíritu de la seducción, hemos mencionado que en la etapa de atracción, no se debe ser demasiado bueno o dulce con las mujeres. Ser un chico dulce es lo máximo en la amistad, pero es algo horrible en la atracción.

Algunos hombres, en el intento de gustarle a una mujer determinada, se vuelven super acomodantes, disponibles, hasta serviles. Quisieran estar a sus pies y tratarla como a una reina, ya que han aprendido en las películas, por sentido común y por las mismas mujeres, que éstas aman a los hombres atentos que las cuidan. Sin embargo cuando las mujeres hablan de esto se refieren a una relación consolidada, no a un hombre que las está conociendo y trata de ser atractivo.

Una mujer quiere ser tratada como una reina, claro, pero no es esto que la atrae cuando acaba de conocer a un hombre, el cual ¡aún no tiene razones válidas para tratarla como una reina! Se trata de deseos que las mujeres llegan a tener sólo a partir de cierto momento (cf el concepto de seguridad en nuestra presentación de las bases de la seducción).

¡Al principio la atracción funciona de manera diferente! Muchos hombres no saben interpretar estas diferencias sutiles y, tomando al pie de la letra estos deseos femeninos, comienzan a comportarse exactamente como no deberían... Quizás ya le habrá pasado de querer complacer a una mujer a toda costa, de no ser correspondido, quizás de haber insistido, pidiendo explicaciones y razónes que no habrá podido obtener, diciéndole a lo mejor que haría cualquier cosa para hacerla sentir bien a su lado y hacerla feliz...

Memorice esta otra reglita:

Regla Fundamental de la Seducción No. 6: El misterio inicial es fundamental para comenzar un interés que podría desarrollarse en amor o pasión.

¿Le ha pasado enamorarse, no ser correspondido y no lograr serlo de ninguna manera a pesar de todos sus esfuerzos? ¿O que lo hayan dejado plantado y cuanto más trataba de llegar a un acuerdo, más ella se esquivaba? ¿No ha notado que cuanto más sus esfuerzo por ser "buen chico", "dulce", "gentil" y "comprensivo" eran elevados, más ella lo alejaba? En realidad es difícil encontrar a alguien que nunca haya pasado por algo parecido. Sentirse rechazado a causa de nuestra bontad es detestable y lo peor es que casi nunca comprendemos el por qué las cosas han terminado así.

Puede ser un buen seductor, pero nunca logrará obligar a ninguna mujer en sentir una atracción hacia usted que no siente, por mucho esfuerzos que haga, por muy bueno que sea. Siempre puede hacer de manera que llegue a quererle, a fuerza de impresionarla y de seducirla, pero no es la misma cosa, nunca se seduce siendo buenos o serviles. También puede suceder que una chica que inicialmente no estaba atraída cambió de idea. Pero cuando esto ocurre es porque ella ha visto en usted cosas que no había visto antes, no es porque usted ha corrido detrás de ella o porque le ha hecho grandes favores que no le debía.

Repetimos, la atracción es creada de manera espontánea en la mujer que quiere seducir. Espontánea o nada. El buen seductor será siempre capaz de aumentar las probabilidades que esto suceda de manera natural, pero jamás con la actitud de chico bueno y dulce.

Esto puede ser visto como otra manera de decir "nunca obligará a nadie a amarle". Pero tiene otras sutiles implicaciones. Por ejemplo, no puede jamás suplicar a una mujer que la cree. Este punto es extremadamente importante, confundirlo significa fracasar sistemáticamente.

Regla Fundamental de la Seducción No. 7: Las mujeres no se sienten atraídas por individuos inseguros, ansiosos, débiles, suplicantes y necesitados.

Claro es cómodo apoyarse a la idea de que ser un chico "dulce" pueda funcionar. En realidad lo hace poco interesante desde el punto de vista sexual, previsible, pelotillero y aburrido. Esto tampoco funciona con las mujeres que son dominantes o maternas. Atención no confunda las cosas. Hay una diferencia entre ser dulce con las mujeres y ser un chico dulce. ¿Agarra?

Los seductores novatos tienen varias dificultades para comprender esta horrible situación de ser apartado sólo por haber sido demasiado bueno. A pesar de esto los estudios en psicología femenina dicen claramente la atracción no funciona de esta manera.

Las mujeres se sienten atraídas por hombres masculinos que representan desafíos, que son claramente atentos y románticos y saben ser dulces todas las veces que es necesario, pero siguen siendo verdaderos hombres. Además una mujer debe estar predispuestas para sentirse atraída hacia alguien, no es nunca mostrándose demasiado fácil, evidente y disponible que uno se hace atractivo.

A veces las mujeres tienen una predisposición natural hacia sentirse atraídas por alguien. Otras veces tenemos que ser capaces de leer una atracción naciente y facilitar sus condiciones de desarrollo. La diferencia entre el buen y el malo seductor es que el bueno sabe cuando tiene posibilidades de tener éxito o no. Y prefiere siempre seducir las mujeres donde ve en ellas una predisposición, no pierde su tiempo, siempre busca donde las ocasiones son más favorables, y es por esto que parece que siempre tiene éxito.

No hay que parar a causa de los errores

Regla Fundamental de la Seducción No. 8: Nunca se debe tomar un rechazo como algo personal.

Para muchos hombres un solo rechazo es suficiente para desarrollar una actitud negativa que perjudiquerá ulteriores intentos. Un seductor debe ser consciente del hecho que cada persona reacciona a su manera, es una de las cosas que hay que aprender. Debe igualmente aprender a saber determinar cuando un fracaso es causado por situaciones o errores. Debe ser capaz de determinar cuando vale la pena insistir con una persona específica y cuando es mejor abandonar la partida. Continuar después de haber descubierto que hemos fracasado en nuestra seducción es una pérdida de tiempo.

El aspecto físico no es tan esencial como se cree

Así es, el aspecto físico es sólo una de las cosas que determinan la atracción. Y para una mujer es una de las menos importantes. Un hombre, por definición, no es bonito. Puede ser interesante, encantador, pero técnicamente, la belleza no es masculina, aun si se cree diferentemente. Es su manera de ser la que hacer la diferencia, es el secreto de la seducción y es algo que asombrará a más de un hombre. Un hombre de buen aspecto físico puede producir su efecto, pero generalmente este impacto dura sólo algunos minutos, hace falta algo más para atraer realmente a las mujeres.

Regla Fundamental de la Seducción No. 9 La verdadera belleza del hombre está en su mente.

La atracción en la mujer no funciona de la misma manera que en el hombre

Nunca hay que cometer el error de interpretar el pensamiento femenino desde su propio punto de vista. La mayoría de los hombres están conducidos por el sexo. Pero una mujer necesita sentirse atraída por un hombre y esto le toma generalmente más tiempo, ya que la mujer no se limita al lado físico, la mujer va generalmente más lejos, necesita hacer una valoración más general de un hombre para saber si le conviene o no.

Lo que mayormente enciende el interés de una mujer es la personalidad de un hombre y una serie de cualidades típicamente maculinas como la fuerza, la dominancia, el espíritu de iniciativa, la capacidad de dar seguridad y protección, el sentido de la aventura, la integridad y el respecto de si, el caracter y la fiducia en uno mismo, el romantismo y así sucesivamente. El sentido del humor no se toma en consideración como un requisito, pero es encantador y lo ayudará muchísimo en la conquista de una mujer.

Un verdadero hombre no necesita preguntar en qué consiste ser un verdaero hombre

A las mujeres no les gusta que un hombre les pregunta qué debe hacer para interesarle.. Estas son actitudes de niño, no de hombre. El amor no se pide por caridad, se conquista, se toma como una ciudad y lo mejor es tomarlo sin siquiera pedirlo. Limosnear el amor es la mejor manera de perder el interés de una persona y convencerla de que estamos absolutamente LEJOS de todo lo que es deseable.

Las mujeres quieren a un hombre que las hace sufrir, soñar y suspirar. No quieren a un chico dulce y comprensivo que pasa la vida a rendirle servicio, a hacerle favores indebidos o correr detrás de ellas.

Saber lo que le gusta a las mujeres

Esto forma parte del estudio, debe saber cómo ser el tipo de hombre que las mujeres desean, por fuera de las preferencias individuales. No se ofenda si se siente satisfecho de su actual vida sentimental. En la vida siempre hay espación para la mejoría y si ya tiene cierto éxito con las mujeres, podría tener uno mayor después de haber dominado las técnicas de seducción, que nosotros no hemos inventado, sino que existen desde siempre.

Un hombre, aparte sus atractivos individuales, debe poder disponer de una serie de características y cualidades que le agradan a las mujeres. Debe igualmente cultivar el savoir-faire para mantener lo que ha conquistado. Hemos dedicado un programa completo para tratar de explicar lo inexplicable, es decir, cómo y por qué la atracción se produce, incluyendo las componentes emocionales y psicológicas que hay que comprender. Este programa se basa sobre fuentes muy variadas y sobre la experiencia directa en seducción.

La atracción es una parte vital del juego de seducción y hay que familiarizarse con este concepto si queremos progresar rápidamente.

Satisfacción femenina
www.pene-sano.com

www.soloporella.com