Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 

Las personalidades ganadoras con las mujeres

Las mujeres son más sensibles a algunos aspectos de la personalidad masculina, que las vuelven locas. Hemos intentado explicar los más importantes mediante 10 personalidades típicas, cada una ilustrando un aspecto individual o un conjunto de ellos.

Este escrito está inspirado a algunos conceptos de David DeAngelo que hemos adquirido e interpretado a nuestra manera. La semejanza termina ahí.

Si nos pusiéramos a estudiar lo que más le gusta a las muejres, podríamos concluir al final que los hombres de éxito tienen todos ciertas características en común. En realidad, estas características son innumerables y nuestro objetivo no es enumerarlas todas. Lo importante es comprender la idea general y aplicarla a su manera de ser. Las combinaciones son infinitas.

Para ilustrar mejor este concepto, regruparemos estas caracterìsticas de èxito en una serie de estereotipos genreales. Hemos elegido un grupo de personalidades modelo porque es más intuitivo exponer estas características en forma personalizada en un individuo que definirlas individualmente. Cada personalidad regrupa aspectos compatibles entre si de manera a hacerla "típica". Obviamente se trata de personalidades abstractas cuyo objetivo no es esquematizar un individuo en un modelo de comportamiento, sino más bien ilustrar las características masculinas eficaces mediante ejemplos concretos.

Han hecho falta años de estudios en psicología para llegar a la conclusión de que las mujeres, a pesar de ser todas diferentes individualmente, respondan a "tendencias", a maneras automáticas de reaccionar, por decirlo a lo DeAngelo, es decir que ellas tienen una reacción "positiva" automática a ciertos tipos de hombres. En otros términos, cada mujer "sabe" inconscientemente cuáles son las características que la atraen mayormente en un individuo de sexo masculino. Uno de los medios a disposición del seductor consiste por lo tanto en tener conocimiento de los puntos típicos más atractivos que se pueden tener. La idea no es la de imitar a una personalidad que es la nuestra, sino tratar de adaptarnos a las características ganadoras que se asemejan mayormente a nuestro modo de ser.

En base a las observaciones hechas en la vida real, en las películas, en la literatura, en los textos de psicología y en otras fuentes, el interés de casi todas las mujeres cae siempre en algunos de los aspectos ilustrados a continuación. La diferencia es que algunas mujeres pueden ser más sensibles a ciertos aspectos respecto a otras. La lista que sigue, como quizás habrá comprendido, debe ser considerada como una lista de lo que en inglés se llama "pattern", o sea, un patrón general que no describe una solución exacta, sino que indica por arribita cómo proceder para lograr con medios propios a una solución satisfactoria.

Las personalidades ganadoras con las mujeres

El órden de enumeración no responde a un criterio de importancia determinado. Hay que decir también que los conceptos y las características de las personalidades contenidas en cada uno de los personajes que siguen no son mutualmente exclusivas, es decir un hombre puede tener una mezcla de estas características o también tener un mixto de aspectos positivos y negativos (encontrará la lista de las características negativas en nuestra página sobre las las personalidades perdedoras).

Además hay que recordar que cada personaje tiene su círculo de seguidoras, mientras puede dejar a otras indiferentes, por lo que encontrará tipos de personalidades a veces opuesto porque no todas las mujeres responden al mismo tipo de hombre. Pero es hora de pasar a la lista.

1. El Seductor

Por razones lógicas, el Seductor tiene éxito en muchas ocasiones, precisamente a causa de los conocimientos que ha tenido que desarrollar. El conoce la psicología femenina, sabe cómo comportarse y como tratar a las mujeres, está consciente de la naturaleza femenina y siempre sabe qué hacer. Esto hace automáticamente que se sienta seguro de sí mismo y también más interesante. Conoce las teclas para activar el interés femenino.

Aquí por seductor no nos referimos sólo a alguien que sabe cómo seducir a las mujeres. Existe una personalidad de seductor, una manera de ser del seductor que clasifica este personaje en una categoría que le es propia totalmente.

Los seductores saben todo sobre las mujeres, pasan su vida a estudiarlas. Son especialistas del sexo femenino. El Seductor conoce el lenguaje del cuerpo aún mejor que el verbal y todas las mujeres se sienten cómodas con él. En el cine y en la literatura, los ejemplos más importantes son evidentemente Casanova y Don Juan. Los dos son dignas incarnaciones del Seductor y, claramente, se reparten el papel en dos categorías: el Seductor Don Juan no concibe el amor que a través del sexo. "Amar a una" dice "es faltar a las otras", así no ama a ninguna y tiene sexo con todas. Mientras que el Seductor Casanova, en vez de tener sexo con todas sin amar a ninguna, resuelve el problema enamorándose de todas. Casanova su vida entre una mujer y otra corriendo detrás de la utopia de tener un harem de enamoradas. Claramente hemos enumerado las diferencias individuales entre Don Juan y Casanova. Estas diferencias no forman parte del personaje general del Seductor, el cual puede perfectamente enamorarse de una sola mujer y tener con ella una relación de largo plazo.

El Seductor se siente con las mujeres en su ambiente natural, hasta el punto de parecer raro. Sin embargo, no cometa el error de pensar mal de él, ya que éste sigue el camino de las mujeres sólo para comprenderlas mejor, ve el mundo sólo en términos de interacciones románticas, lo que le confiere cierto encanto. Los seductores son también los mejores caballeros que se puedan imaginar.

Resumiendo, aquí los puntos fuertes de la personalidad del Seductor:

  • Es seguro de sí mismo.
  • Conoce bien a las mujeres. Esto lo hace más interesante y capaz de hacerlas sentir cómodas.
  • Sabe perfectamente cómo abordar a una mujer precisamente a causa de los puntos que hemos enumerado y conoce los mejores métodos para seducirlas.

2. El Macho

"Macho" no significa necesariamente machista. Estamos hablando de la personalidad de macho, no de los prejuícios asociados. Una vez que hemos abstraído estos últimos, ¿que es lo que queda del macho? Bastante.

El macho representa el tipo duro, el chico malo. Es una personalidad que transmite un encanto intenso e inmediato. Es rudo y tenebroso, en apariencia es incapaz de tener una deblilidad, por eso sus ternuras son mucho más penetrantes porque da la impresión de ser too much con todo el mundo y tener "debilidades" sólo con ella. Es inflexible y parece que nunca ha llorado en su vida. De hecho parece imposible que pueda llorar. "Los hombres no lloran" asegura. Es muy dominante y seguro de sí mismo, siempre sabe lo que quiere y lo que tiene que hacer hasta el punto de dar la impresión de que virtualmente puede hacer cualquier cosa. ¡El Macho es precisamente el tipo de hombre que no debe pedir... nunca!

Las mujeres que reaccionan ante esta personalidad se sienten intimidadas y dominadas y quisieran ser "maltratadas" por estos hombres. El macho habla poco, rie poco y seduce sobre todo a causa de su masculinindad.

Portanto los puntos fuertes del macho son:

  • Se siente muy seguro de sí mismo.
  • Es un duro, un verdadero hombre, un rudo, tiene el aspecto "malo".
  • Es muy masculino y dominante.
  • Seduce precisamente por ser el exacto opuesto de la feminidad.

3. El Caballero

El Caballero no es otra cosa que el Príncipe encantador, el héroe, el valiente, el protector, el salvador. Podemos encontrar ejemplos de esta personalidad donde quiera en la literatura, Robin Hood, D'Artagnan, Lancelot, el Conde de Monte-Cristo, Zorro, Bruce Lee, etc. También los videojuegos y especialmente éstos, abundan de héroes valientes y chicas para salvar. Claro, algunos de los personajes citados, por ejemplo el Conde de Montre-Cristo, no son precisamente caballeros, pero su personalidad corresponde en todo caso a este tipo de "héroe total" que es típico de este esterotipo.

Si las mujeres aman ser seducidas por el Seductor o maltratadas por el Macho, en cambio ellas quisieran ser "salvadas" por el Caballero. El valiente caballero se siente seguro de sí precisamente como puede serlo el Macho, extremadamente bravo y capaz de cualquier hazaña. Va, como un mulo hacia el combate y no retrocede ante nada. En otros términos, es un héroe, pero desde el punto de vista romántico. En el registro moderno, el caballero tiene una gran seguridad, no se desalienta nunca y no se rinde ante ninguna dificultad. Es de los que no ceden, que tienen a veces ideas de grandeza que lo hacen parecer como si estuviera diciendo: "si alguien ya ha hecho esto, no hay razón de que no pueda hacerlo yo también". Contrariamente al Macho, el Caballero es duro en batalla, pero frágil, romántico y a veces reservado con las mujeres. Por otra parte, acostumbrado a los "hierros de la batalla" no tiene mucha familiaridad en el plan romántico y es precismente este contraste de "valiente en batalla, tímido con las mujeres" que más golpea.

El Caballero no conoce las lágrimas, igual que el Macho, excepto cuando son de amor. Si el Macho no llora nunca, al Caballero se le permite llorar por una mujer. ¿Cuantas veces vemos en la literatura, especialmente en las novelas de Dumas o Zévaco, el intrépito Caballero que, en pena de amor por la chica raptada, llora conmoviendo también al lector?

Las mujeres atraídas por este estereotipo llevan en ellas este mito desde la infancia, cuando soñaban con todos los cuentos del "Príncipe Encantador", del "Mosquetero intrépido", del "Salvador". En efecto, estas mujeres siempre quisieran "ser salvadas", sueñan con tener un héroe personal en el cual tener una confianza total. Raptadas, no temen el peligro y dicen al vilán vendrá él a salvarme. El Caballero es por lo tanto y sobre todo un Protector, no lo olvidemos, en el registro de la vida moderna. Todas las mujeres que buscan protección en un hombre tienen el "complejo del Caballero" y en esta categoría entran todas aquellas que están obsesionadas por el "Príncipe Encantador" de estas que a menudo - por el hecho de no haber encontrado al tipo correspondiente - nunca llegan a tener relaciones estables.

Resumiendo, los puntos fuertes del Caballero son:

  • El valor, la fuerza, el sentido de protección.
  • Intrépido, capaz de cualquier hazaña, duro en la batalla pero tierno con las mujeres.
  • Seguro de sí, tiene una personalidad heróica que incute respeto, un espíritu de lucha y una energía inagotables.

4. El Galán, el Señor

Es todo un caballero (no en el sentido del personaje precedente, sino en el sentido que es muy caballeroso), es un hombre galán, un clásico, de viejo estampo, elegante, "de aquellos que no ya se ven". Tiene gusto en vestirse y en comportarse, conoce todas las reglas de la educación y de la etiqueta, siempre sabe portarse de la mejor manera según las circunstancias, no sólo con las mujeres, sino también con los amigos, con los colegas o con los huéspedes.

No todas las mujeres andan locas por este tipo de personaje, pero las que se sienten atraídas lo son porque el Galán, con su estilo de hombre clásico, a menudo maduro, logra transmitir un gran encanto y una gran influencia. Generalmente esta personalidad le encaja a un hombre rico, aunque si el hecho de ser un señor no depende necesariamente de la cuenta en el banco.

El cine, el espectáculo y la literatura ofrecen varios ejemplos de estos tipos de hombre: Marcello Mastroianni, Humpry Bogart, Frank Sinatra, Arsenio Lupin, James Bound, y así sucesivamente. Todos ellos tienen una sola cosa en común: la cláse, la elegancia, los refinamientos, cierto carisma que tiene el encanto de la obsoleciencia.

Si queremos resumir aquí también los puntos fuertes del Galán, estos son:

  • El ser caballero (en el sentido caballeroso).
  • Distinción.
  • Un cierto cinismo.
  • Galantería.
  • Prudencia.
  • Seguridad.
  • Elegancia y clasicismo.
  • Tacto.
  • Cortesía, delicadeza.

Todo esto acompañado por una grande cultura e inteligencia. Evidentemente no todos los hombres pueden corresponder a este esterotipo, ni deben serlo, pero le acabamos de describir el personaje, el resto de las conclusiones las debe sacar usted.

5. El hombre de aventura

Un hombre aventurero no teme las novedades y las situaciones imprevisibles, ama la vida y las experiencias fuertes, los deportes peligrosos y correr en coche. A veces es alguien que viaja mucho, que no tiene una meta fija, su vida no tiene ninguna estabilidad, es basada en la improvisación y en la imaginación y su cualidad más incisiva es precisamente su sentido de la aventura. Un sentido que se expresa en todas las cosas y no está limitado a un contexto específico.

En otros términos, el hombre de aventura no tiene límites. Ama luchar, pero contrariamente al Caballero, no lucha contra el "enemigo", sino contra los elementos y las circunstancias. Como el Macho, le gusta dejar a las mujeres con el corazón en la garganta, pero en vez de hacerlo haciendo el duro, lo hace haciendo cosas locas.

Su personalidad es imprevisible, es un loco en el sentido atractivo del término. Este hombre nunca envejece, conduce una vida inestable, pero ganadora. No es el tipo de hombre que gusta por su estabilidad o por tener los pies en la tierra. Es también dotado de un excelente sentido del humor y lo cultiva. Según él no hay dudas: haz reír a una mujer y obtendrás todo de ella.

Indiana Jones, Tarzan, Terence Hill, Tom Selleck, John Wayne son todos ejemplos elocuentes. Esta personalidad no aburre porque nada está programado en su vida. Sus puntos fuertes son:

  • Espíritu de aventura.
  • Seguridad en sí mismo.
  • Imprevisibilidad.
  • Espontaneidad.
  • No le teme a lo desconocido.
  • No es aburrido, está lleno de recursos.
  • Todo lo que hace es extremadamente interesantes.
  • Sentido del humor.

6. El Estable

Este tipo es el exacto opuesto del hombre de aventura. El Estable no es sólo un hombre estable, es también alguien que promete y garantiza estabilidad, por lo tanto seguridad y protección, una de las cosas más amadas por las mujeres, como hemos visto en la página sobre las bases de la seducción.

En esta categoría podemos poner todos los hombres que tienen una carrera segura y un salario generoso, por ejemplo un médico o un abodago de éxito. Casi siempre los estables son profesionales, eminencias en su especialidad y ya esta áurea de sabiduría exclusiva y de prestigio les garantiza cierto encanto, a pesar de no ser esto su mayor punto.

El Estable es a menudo un jefe en su trabajo, por lo tanto es dominante y simboliza la figura clásica del jefe de familia. Quien sabe conducir un barco, sabe conducir a una mujer, para él no hay dudas. Para el estable, lo que más cuenta en la vida es tener un título universitario, éxito profesional y saber conducir una familia en el sentido clásico del término.

A menudo no tiene una pizca de imaginación, pero en cambio, con él nunca se tienen preocupaciones por el porvenir, es un hombre con la cabeza sobre los hombros, nunca tiene los pies en las nubes y sus puntos fuertes son:

  • Garantizar a las mujeres un gran sentido de seguridad y estabilidad.
  • Es siempre un excelente partido para el matrimonio.
  • Capaz de garantizar cómodidad y prosperidad.
  • Muy responsable tanto en la vida como en su relación.
  • No es voluble, con él una mujer siempre dormirá tranquila.
  • Protector.
  • Eminente y culto.

7. El Artista

Cuando hablamos de artista nos referimos a su significación más amplia. Un Artista, aparte de ser artista, puede también ser un divo o hasta no ser un artista sino tener una personalidad de artista. Existe una "personalidad artística" independentemiente del hecho de ser efectivamente artista o no.

Además de ser artistas en la personalidad sin serlo en la vida, podemos también ser artistas sin tener la personalidad de artistas. Lo que nos interesa aquí es obviamente la personalidad, hay personas que consideran su vida como una obra de arte, existe una poesia en la forma de vivir que no tiene nada que ver con los versos y, para decirlo como Oscar Wilde, el Artista vive a menudo la poesia que no logra escribir, mientras que el poeta puede expresar en poesia la vida que no logra vivir.

El artista es un hombre de gran capacidad de invención e imaginación creativa. Es el mejor para escribir versos, frases románticas, canciones o simplemente en hacer piropos. Es un poeta auténtico, además su índole de artista lo hace ser también muy romántico.

La personalidad artística es al mismo tiempo compleja e ingenua. El aspecto más característico es su capacidad de combinar percepciones y sensaciones de manera inusual, despertando el imaginario femenino. El Artista vive con gusto y harmonía, ama hacer cosas bien hechas y siempre teme de hacer algo que no resulte bello. Esta "manera artística de vivir" es a menudo mejor comprendidas por los mujeres que por los mismos artistas. Las mujeres que aman a los artistas siempre están en búsqueda de alguien que necesita a alguien más para ser comprendido y para comprenderse a sí mismo. El Artista parece no ser nunca consciente de su encanto y cuando seduce lo hace siempre de manera "involuntaria".

Ejemplos de "artistas" famosos son Nicolò Paganini, Victor Hugo, Gabriele D'Annunzio, Andrea Sperelli (uno de los personajes de D'Annunzio que tenía la personalidad de artista), Sir Henry Wotton (desde el Retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde), el mismo Oscar Wilde y así sucesivamente. Casualmente, la mayoría de estos personajes, excepto los de ficción, eran artistas en la vida real, pero probablemente hubieran tenido esta personalidad de todas maneras.

Los puntos fuertes del Artista son:

  • Es dotado de una inteligencia muy brillante y la usa de manera interesante.
  • Tiene una manera distinta de ver las cosas.
  • Vive de manera creativa y hace de su vida una obra de arte.
  • Es muy poético, romántico e imaginativo.
  • Su encanto es muy natural y espontáneo.

8. El Jefe, la Guía

El sentido del leadership expresa encanto de manera automática. Los hombres que conducen a los hombres impresionan a las mujeres porque son protectores por excelencia, aparte el carisma del mando. Ser la mujer de un jefe no es una aspiración nueva y existen un gran número de mujeres que no sueñan otra cosa.

Pero, una vez más, estamos hablando de una personalidad. Usted no necesita ser un presidente o un caudillo para ser un jefe. El hecho que el rol pueda ser consecuencia de la personalidad es posible, pero no es lo que nos interesa.

El Jefe es el típico hombre que ama mandar y ejercer el poder, no soporta obedecer e impone a los demás su obediencia, porque sabe más que los demás, sabe conducirlos, es muy seguro de sí mismo e transmite esta seguridad al externo. Y esto produce efecto sobre las mujeres.

Esta cualidades no se desarrollan del día a la mañana. Se trata de una forma de ser innata o adquirida a causa de las circunstancias de la vida. Existen varios ejemplos de jefes celebres e influyentes, que aquí no vamos a citar porque en política el carisma se confunde a menudo con las tendencias políticas y nosotros somos apolíticos. Mientras que el cine y la literatura no ofrecen ejemplos inmeditatamente elocuentes. Dejamos por lo tanto a la imaginación del lector la tarea de encontrar o imaginar ejemplos oportunos. Los puntos fuertes de un jefe son:

  • Gran seguridad en sí mismo.
  • El encanto del leadership.
  • Inspira el mito de ser la mujer de un jefe.
  • La autoridad y el respeto que esta personalidad emanan.
  • La indomabilidad.

9. El Padre, la figura paterna

El hecho de ser un hombre maduro ante una joven no es automáticamente sinónimo de encanto, pero el encanto del hombre maduro existe, ya que casi todas las mujeres en la vida sienten la necesidad, al menos una vez, de tener a un hombre que le represente de alguna manera una figura paterna. Parejas donde la mujer es mucho más joven que el hombre se ven en abundancia, al punto de no asombrar a nadie. Se ven también a hombres jóvenes con mujeres más maduras, pero en medida muy menor, por lo tanto no estamos hablando sólo de un fenómeno o de una diferencia de edad, sino, ¿adivinan?, de una personalidad. La figura del Padre calza bien a un hombre maduro, pero no es necesariamente determinada por la edad. Un hombre joven puede también desempeñarla.

Existe una categoría de mujeres que aman ser conducidas, controladas y tratadas como niñas, no sabemos decir si esto es debido a la ausencia o a la insuficiencia de un padre en su vida, o si se trata simplemente de una tendencia natural de la mujer, la cual madura mucho antes y mucho màs que un hombre que tenga la misma edad. El hecho que muchas muejres no se sientan atraídas por sus contemporáneos porque los consideran inmaduros y mocosos no es sólo un fenómeno común, sino también es algo que va a menudo más allá del puro sentido de la madurez.

Por lo tanto un hombre que desempeña el papel de esta figura paterna en una relación, también posee una serie de características de aseguran su éxito. Es muy protector y su naturaleza misma le permite tratar con una de estas mujeres que hemos citado, precisamente de la forma en qué quisieran ser tratadas. Paradójicamente no siempre es necesario que el hombre que desempeñe este papel tenga una madurez superior. Un hombre de cierta edad siempre va a ser más maduro que una chica de veinte años, pero lo es más por una cuestión de figura que por madurez real. No confundir la madurez con la experiencia o con la cultura. Un hombre puede ser muy culto o haber acumulado mucha experiencia sin por eso ser maduro o demostrar madurez.

En este caso también podemos encontrar ejemplos célebres, pero citaremos el más glamoroso: la película Pretty Woman donde Richard Gere seduce a una escort haciéndole cambiar de vida, es un ejemplo clásico de la figura paterna de este personaje, al punto que cada vez que esta situación se produce en la vida real, se tiende a hablar del mito de Pretty Woman. Y no hay necesidad de citar otros ejemplos, ya que el personaje es bastante conocido y los ejemplos abundan tanto en la literatura como en el cine.

Los puntos más fuertes de la figura paterna son:

  • Gran sentido de la protección, tendencia a malcriar a su pareja y tratarla como una niña.
  • Es muy atento y se ocupa de su pareja mucho más y mucho mejor que cualquier "joven".
  • Es también una garantía de estabilidad, de madurez y de fieldad.
  • Es capaz de comprender a una mujer joven mucho mejor que cualquiera de sus contemporáneos.
  • Es más responsable en la vida y mayormente apto para tener una familia.

10. El Complaciente

Es justamente muy complaciente, sobre todo sexualmente y escucha mucho a las mujeres y sus opiniones. Atención, no hay que confundir este pesonaje con el tipo super acomodante que hemos criticado en la página sobre la atracción. Estamos hablando de un hombre abierto que tiende a ser dócil con las mujeres quedando al mismo tiempo una persona regular, hasta dominante con el mundo externo. Se trata de un hombre que participa activamente a comprender a las mujeres y revendica sus derechos.

Se podría quizás decir que el Complaciente sea el exacto opuesto del Macho. Es el tipo ideal para las mujeres femininstas, emancipadas, de las que defienden la egalidad de los sexos.

Manteniendo al mismo tiempo una personalidad fuerte y desempeñando un papel de guía que ha sido aceptado tácitamente, el Complaciente respeta muchísimo los puntos de vista femeninos y logra conducir la relación en una posición de igualidad aceptada. No hemos encontrado ejemplos elocuentes de este carácter porque generalmente esta personalidad de éxito siempre está combinada con otras sin corresponder a ningún personaje de moda o conocido. John Lennon era probablemente un Complaciente. Es una personalidad transparente que se explica sola.

Los puntos fuertes del Complaciente son:

  • Es muy abierto de mente, muy liberal.
  • Es capaz de complacer mejor que cualquier otro en el contexto sexual.
  • Es muy compatible con las mujeres independientes y emancipadas.
  • Escucha mucho a las mujeres, valoriza sus posiciones y cree en la igualidad de los sexos (por lo menos en los derechos, o sea no es tan ingenuo de no darse cuenta de las diferencias de naturaleza entre los hombres y las mujeres).

Concluyendo...

Si observamos bien estos ejemplos de personajes notaremos que todos tienen en común características típicamente masculinas que se repiten: dominancia, seguridad en uno mismo, fuerza, valor, pasión, aventura, sentido del homor, masculindad, imprevisibilidad, leadership, protección y así sucesivamente. Hemos visto como algunas características propias de un personaje sean opuestas a las de otro (por ejemplo aventura vs estabilidad), pero en lo general, muchos aspectos son recurrientes. Y son estas características masculinas, especialmente las que se repiten, que realmente cuentan.

Hemos visto que hay muchas maneras de expresar seguridad en uno mismo, el sentido de guía o de dominancia, hasta el sentido del humor y del romantismo. Ahí está la clave en el hecho de tener una personalidad exitosa con las mujeres. No importa la forma que tenemos de sentirnos seguros, por ejemplo, no importa si notamos que nuestra personalidad no corresponda o no concuerde con ninguna de estas personalidades. Lo importante es encontrar nuestro propio estilo, nuestra propia vía para transmitir y expresar los rasgos de nuestra personalidad que nos favorecen con las mujeres, esta es quizás la lección más importante para aprender.

Es interesante leer y volver a leer esta página concentrando la atención en estas características de éxito y sobre los tipos de emociones que estas pueden transmitir a las mujeres. Bastará encontrar una sola vía, la más fácil y la más compatible a su personalidad, que sin duda poseee características y tendencias específicas. Será suficiente adaptar su propia naturaleza a las cualidades que usted pueda mayormente asimilar y trabajar de manera a desarrollar al máximo estas cualidades.

Las antipersonalidades
www.pene-sano.com

www.soloporella.com