Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 

Las bases de la seducción y de las relaciones de éxito

La seducción tiene sus bases y conocer estas bases ayuda a evitar los errores que todos los hombres cometen a la hora de querer seducir a una mujer.

El hombre seduce por el sexo, la mujer quiere seguridad.

Nociones fundamentales de seducción

El arte de seducir debe tener en cuenta las afimidades y los intereses que pueden existir entre el hombre y la mujer y que son propios de cada género. Comprendiendo las implicaciones de lo que el hombre busca en la mujer y vice versa, es posible llegar a obtener también las bases de cualquier enfoque de seducción. No hay que olvidar que todas las grandes leyes y relgas se basan en la observación de las realidades naturales. La grande realidad de la seducción está basada en la naturaleza humana y en la psicología del comportamiento.

Bien que las tendencias humanas sean comunes, existen algunas diferencias fundamentales desde el punto de vista psicològico entre género masculino y femenino. Los gustos, los comportamientos y las prioridades pueden variar mucho selon el sexo. Evidentemente estas diferencias nos interesan mucho. Si queremos seducir a una mujer basándonos en lo que los hombres buscan en las mujeres, estamos comitiendo el mismo error clásico que todos los hombres cometen. Para seducir a una chica, la primera cosa que hay que tener bien clara es saber lo que ella está buscando realmente. Las personas se dejan seducir en función de lo que quieren, no en función de lo que no quieren. Considerando las diferencias de comportamiento y los objetivos que el hombre y las mujeres tienen el uno hacia el otro, la psicología clásica ha demostrado desde tiempo que las diferencias que realmente cuentan sobre el plan recíproco son sólo tres, tres valores dominantes que cambian según el género sólo en términos de prioridad: sexo, amor y seguridad.

Los tres factores de la seducción
Figura 1.1: Los tres factores de base que regulan los intereses hombre-mujer

El órden de los factores en el hombre

Para el hombre, claramente, la motivación dominante es el sexo. Esto es lo primero que el hombre ve y desea en una mujer. Después del sexo viene el amor y, en el tercer lugar, viene la seguridad. Por "seguridad" no nos referimos a la protección física, ¡a menos que nuestra mujer sea campeona de catch! También se podría interpretar el concepto de seguridad en términos de mésalliance, es decir, cuando se tiene matrimonio con alguien de rango social y/o económico superior al pripio. Pero, generalmente, cuando hablamos de la seguridad que un hombre busca en una mujer, nos referimos especialmente a su devoción, a los cuidados de esta mujer, al sostén, a la fidelidad y al sentido de tranquilidad que ella nos inspira (por ejemplo es una mujer decente que cuida su hogar y los niños).

Este es el concepto de seguridad que el hombre busca en la mujer, factor seguramente importante, que sin embargo sólo ocupa el tercer lugar en su escala de prioridades y a menudo es una consecuencia de los otros dos. Cuanto más un hombre está enamorado y se siente "en seguridad", menos está obsesionado por el sexo y menos tiende a buscar aventuras con otras mujeres. A veces el amor en un hombre es imversamente proporcional a su obsesión sexual. En cambio, cuando el amor viene menos y consecuentemente el sentido de seguridad, el factor preponderante vuelve a ser el sexo.

Pues, cuando un hombre se siente sentimentalmente y sexualmente satisfecho, responde con la seguridad y empieza a poner en segundo plan su lado de "depredador sexual". Se establece un equilibrio entre el sexo y los otros dos factores.

El órden de los factores en la mujer

Aquí está la parte interesante de esta página, lo que las mujeres queren en los hombres, lo que mayormente buscan y aman de ellos, por lo tanto preste atención. Aquí el órden de los valores se invierte totalmente. En el primer lugar está la seguridad. Luego viene el amor y, en última instancia, el sexo, obviamente importante, y sin embargo en el último lugar de las prioridades femeninas, en el sentodo que, si una mujer no se siente cuidada e implicada emocionalmente, el sexo para ella es bien poca cosa. En otros términos, el sexo no es nada si no está asociado a ciertas emociones y eventualmente al amor, pero too esto debe ser consolidado por el sentido de la seguridad.

En resumen, el sexo es, para una mujer lo último, mientras que para un hombre es lo primero. Esta diferencia es capital porque es una de las mayores causas de todos los problemas de seducción y de las incomprensiones entre hombres y mujeres.

Note además que el amor es lo único que para ambos tiene la misma importancia.

¿Qué entendemos por "seguridad" desde el punto de vista femenino? Todo el mundo pensará enseguida en la protección. Es cierto que es algo importante, sin embargo nosotros con este término no nos referimos sólo a esto, sino a un concepto mucho más amplio.

Claro, en épocas primitivas la seguridad era sobre todo física. La mujer prefería el hombre más fuerte, el más valiente, el más intrépido, el más masculino. Hoy la humanidad se ha evolucionado y, sin perder su importancia, la protección es más simbólica y general.

Seguridad, para una mujer, quiere decir atenciones, devoción, detalles, esmero, responsabilidad, cuidado, preocupación. Aunque hoy en día las mujeres son más independientes y emancipadas, el concepto de seguridad queda y tiene un sentido más romántico que práctico o manterial, lo que más cuenta es el hecho que una mujer sienta que pensamos en ella y que nos preocupamos por ella, que puede contar con nosotros y puede sentirse amparada. Nunca inspirar a una mujer que podemos descuidarla, que somos inconfiables, irresponsables y que lo único que queremos es el sexo.

Si demostramos que sólo pensamos en esto, la mujer se sentirá un objeto y pensará enseguida que no somos responsables o confiables para una relación. ¡Cuidado, estamos hablando de un verdadero complejo femenino! Cuanto más una mujer se siente un objeto, más estará cerrada sexualmente.

Otra cosa particularmente importante son las atenciones. Cuanto más demostramos que tenemos gestos atentos, que somos caballeros y le hacemos cumplidos y piropos (entre otras cosas), mejor es. En el concepto de seguridad entran en juego también otros factores: cariño, romantismo, confianza en sí, poder económico, protección, fidelidad, sostén, guía, confianza, esmero y otros en el medésimo registro. Pero hay que saber dosificar todo esto porque podemos cometer el error inverso, es decir, hacer el papel del chico dulce poco interesante, lo que también es malo. En la página dedicada a la atracción, analizaremos este concepto en los detalles.

Lo que atrae a los hombres y a las mujeres

Ya que el valor dominante en el hombre es el sexo, lo que el hombre busca màs en una mujer es la belleza, su manera de ser femenina, la atracción física en general. Claro el hecho de ser guapa no es lo principal que hace que un hombre decida casarse con una mujer, a la hora de hablar en serio, hay más que eso. Pero en la vida de todos los días, la primera cosa que el hombre ve en una mujer es su belleza, sus curvas.

Ya que el valor dominante para la mujer es la seguridad, ¿qué es lo que la mujer más busca en el hombre? ¿Su guapera? ¡No! Es su valor social, esto es lo que atrae a las mujeres. El aspecto de un hombre también tiene su importancia, pero no es lo primero que una mujer ve, no es lo que hace de manera que un hombre califique para una relación. Por lo tanto, el lado más atractivo de un hombre no es su aspecto, sino su valor social, un concepto que merece un artículo completo y que no detallaremos aquí.

Para describirlo en pocas palabras, el valor social es lo que hace la diferencia entre un hombrecillo y un hombre que resiste a las intemperias, entre un buen chico y un hombre verdadero, entre un gafado y un hombre dominante que enseguida nos pone en ansiedad. ¡Esto es el valor social! Pero volvamos al concepto de seguridad.

¿Por qué hacer sentir a una mujer en seguridad es tan importante? A fin de cuentas, si para un hombre lo que más cuenta es el sexo, ¿qué podemos hacer por lo tanto para resolver esta divergencia de prioridades y de visiones?

Regla Fundamental de la Seducción N. 1 Dando a las mujeres lo que mayormente buscan, obtendrás lo que tú buscas.

A fin de cuentas, cuando el hombre obtiene sexo y amor, éste tiende a satisfacer a la mujer en todo y por todo, pues no hay que sorprenderse ante las consecuencias de esta regla. Pero aquí viene la regla número 2:

Regla Fundamental de la Seducción N. 2 Cuando le das seguridad a una mujer, ésta responde con el sexo.

¡Sí, con el sexo! Si le dará a una mujer las emociones que ella busca y además logrará hacerla sentir segura sin hacerla sentir un objeto, entonces no habrá frenos, y ¡ella querrá el sexo al igual que usted!

Obvio en la realidad existen muchas variaciones entre estas tres prioridades. Pero lo que acabamos de describir corresponde a la base de lo que un hombre debe comprender en la psicología femenina.

Comprender las diferencias fundamentales entre estas prioridades y saber gestionar estos factores con el objetivo de obtener el éxito es esencial no sólo para comprender mejor a las mujeres, sino para obtener de ellas lo que queremos.

El concepto de seguridad ligado con las emociones que las mujeres buscan son una parte importante de nuestro programa. Claro, hay más que esto en la seducción. Pero cada cosa a su tiempo, el programa cubrirá todos los elementos.

Una vez comprendidos los pilares de la seducción y somos capaces de aplicar todas las técnicas en función de estas reglas, la seducción será un juego. Claro, un seductor no es un mago, es simplemente alguien que sabe cómo seducir y que lo hace bien. Así como en la venta, el buen vendedor no seducirá a todo el mundo. Sabrá vender y venderá mucho, pero ¡sólo a aquellos interesados en comprar! Lo mismo vale con la seducción.

Contrariamente a lo que dicen otros programas, aquí nadie le promete que será capaz de convertir a cualquier mujer en una esclava sexual en menos de cinco minutos. Le prometemos simplemente que aprenderá las reglas de la seducción y con ellas se volverá un mejor seductor. Y las otras páginas de este sitio le ilustrarán mejor estos conceptos que serán tratados en nuestra base de conocimiento y, con más detalle, en el programa.

La seducción rápida
www.pene-sano.com

www.soloporella.com