Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 
Este artículo forma parte de nuestra guía práctica de seducción.

Cómo ser un perfecto infiel

La infidelidad es a veces necesaria. ¿Cómo moverse en un mundo donde ésta es cada día más gratuita de manera a que no resulte tanto como una trahición?

Seducción-Rapida no promueve la infidelidad y la traición. Nuestro programa está basado alrededor de valores éticos que nos impiden transmitir nociones cuyo resultado perjudica a los demás para engañar o traiccionar. Es por esto que, en nuestro programa de seducción, no encontrará técnicas basadas en la hipnósis y otras técnicas, que aparte de ser desleales tampoco funcionan. ¡Y tampoco encontrará técnicas de infidelidad! En todo caso, enfrentaremos el tema aquí y es perfectamente posible que sea tratado también en otros artículos.

Sabemos que la traición hace daño y no compartimos estas prácticas dañinas. Pero la vida no es tan simple y hay situaciones donde la traición es inevitable o necesaria. Aquí algunos ejemplos:

  • Ha perdido todo interés por su pareja.
  • Tiene graves problemas de pareja.
  • Ha sido infiel con usted y no puede perdonarlo sin pagarle con la misma moneda.
  • Ella ya no se ocupa de usted, no se preocupa por usted.
  • Ya no quiere acostarse con usted.
  • Usted se ha enamorado de repente de otra.

Si tiene valores morales, entonces podría tener la tentación de decir: "en caso de problemas de pareja, ¿para qué traicionar? Basta con cortar la relación, simplemente". Claro, pero no siempre es tan simple. Hay varias razones para las cuales puede encontrarse implicado en una historia extraconyugal con una amante y usted no quiere aún cortar su historia oficial:

  • Teme a la soledad y no quiere aún dejar a su mujer antes de estar seguro de su nueva relación.
  • No se siente aún seguro de poner fin a su relación oficial.
  • Piensa que, a pesar de lo ocurrido, puede aún reparar su relación.
  • Ama a su mujer, siente aún atracción por ella y espera siempre en un cambio de su parte.
  • Quiere simplemente probar algo nuevo sin por eso perjudicar su relación actual.

Y pueden haber bien otras razones plausibles y, como siempre, nosotros les enumeramos indicativamente, y no exhaustivamente. Poco importa las razones de su infidelidad, usted quiere conducirla de la mejor manera posible.

Hay también otro escenario que es plausible en teoría, pero lleno de trampas en la práctica: usted considera que el sexo y el amor no son la misma cosa, por lo tanto, a pesar de considerarse sentimentalmente comprometido, quiere tener sexo con varias mujeres.

Lo que es peligroso en este razonamiento es que no puede jamás saber de quien puede enamorarse. Una relación que comienza como una simple aventura puede complicarse muy rápidamente y usted se encuentra de repente en el medio de una doble vida sin haberlo esperado. Pues, el razonamiento es muy relativo, ya que en general hay que evitar de caer en las trampas de las dobles vidas. ¿Por qué?

Porque, a la larga, una doble vida es muy estresante para quien la lleva. No puede hacer feliz a dos mujeres a la vez y acabará haciéndose infeliz a usted mismo y a ellas. Vivirá invadido por tormentos, remordimientos, arrepentimientos, sentidos de culpabilidad y esta no es la idea, ya que lo que usted quiere es ser feliz. ¿Me equivoco?

Claro, usted puede ser millonario y basar sus relaciones en el interés, sus aventuras serán por lo tanto negocios de ayuda mutua sin que nadie se haga ilusiones con nadie. O también podría tener una mujer muy liberal que acepte que tenga relaciones con otras mujeres, ya que lleva con ella, digamos, veinte años y sois más amigos que otra cosa.

Pero, excepto esta situaciones, la doble vida es, en general, una batalla perdida de antemano, ya que perfectamente podemos enamorarnos de más de una mujer a la vez y no podemos construir una relación feliz con más de una mujer, la bigamia es una utopia fuera de las sociedades donde ella se instituye socialmente y tradicionalmente.

Por lo tanto hay que evitar las trampas de la doble vida. Pues, excepto cuando tenga problemas de pareja y la ruptura sea inevitable, podría también darse el caso que usted quisiera simplemente probar algo nuevo sin por eso perjudicar lo que tiene. En este caso, es fundamental que su infidelidad sea prefecta o casi.

¿Cómo volverse un perfecto infiel?

Para ser un perfecto infiel, debe preparar bien el terreno de juego, mucho antes que la traición tenga lugar. He aquí algunos consejos:

  • No base su relación oficial sobre el compartimiento. Hay parejas que comparten todo, por ejemplo usan el mismo celular o la misma computadora y no tienen secretos. Si usted quiere ser un perfecto infiel, debe más bien basar su relación sobre la privacidad de los datos personales, mucho antes de ser infiel. Idealmente, debería hacer esto desde el principio de la relación. De este modo, no corre nunca el riesgo de caer en un cambio que podría resultar sospechoso. Si no puede contar con esto, ya que en su relación siempre se ha compartido todo, entonces invierta en otro celular, mejor si es prepagado.
  • No base sus relaciones ocasionales sobre el compromiso. Lo hemos dicho en el artículo sobre la salida elegante. Si tiene una aventura y se comporta como un pretendiente a una relación seria, entonces exigirán de usted un compromiso. Mientras que si usted se comporta como una pareja ocasional y basa su relación sobre el sexo nada más, ella no se hará ilusiones con usted y será más natural salir de ella.
  • Gestione bien su infidelidad. ¿Nunca ha visto una mujer cuando es infiel? Lo hace tan bien que raramente acaba con ser descubierta. Y esto porque siempre tiene explicaciones plausible para todo, para cada una de sus salidas, siempre tiene evidencia razonables que explican su ausencia y siempre hace las cosas a la perfección. Siempre tiene una coartada de hierro. Usted debe tratar de hacer lo mismo. Si decide de ser infiel, debe ser perfecto.
  • Debe preveerlo todo, cambiarse de ropa después de cada cita, pensar en los detalles, tomar una ducha después de sus encuentros sexuales con su amante, usar el mismo jabón para bañarse que utiliza en la casa y no el del hotel (este último puede tener un olor muy diferente), y no debe dejar ningún rastro.
  • Sea siempre la misma persona. A menudo, los hombres cambian cuando empiezan a tener relaciones con otras mujeres. Hay que evitar esto.
  • No se alarde de su historia con nadie. Cuand uno vive una relación feliz, tiende a compartir esta emoción, pero hay que evitarlo, porque esto puede causar indiscreciones que le causarán problemas.
  • Evite de tomarse fotos con su amante, de hacer selfies o de filmarse juntos. ¡Estas grabaciones pueden circular muy fácilmente y caer bajo malos ojos!
  • No bases sus relaciones sobre el celo. Si su relación oficial es liberal y relajada desde el principio, su pareja se comportará de la misma forma y usted será menos sospechoso a la hora de ser infiel. No puede ser celoso y al mismo tiempo plaficar de ser infiel.
  • Debe siempre darle la preferencia a su pareja oficial, ya que ella es su verdadera vida. Para que otra mujer esté a la misma altura es necesario que ésta pase por varias pruebas, tenga cuidado, es la mujer quien escoje al hombre, una mujer no tiene problemas en encontrar a una pareja, mientras que si usted pierde a la suya, corre el riesgo de quedar soltero durante un rato cuya duración usted usted desconoce. ¡Todo tiene que ser bien pensado!

Más consideraciones bore las dobles vidas

Hemos visto más encima que cualquier relación que empleza con una aventura puede complicarse. Por lo tanto, antes de cambiar de vida, tenemos que estar bien seguros de lo que hacemos. Hay que analizar profundamente nuestra relación oficial y romperla sólo cuando realizamos que no existe solución posible.

En general, cuando estamos con una mujer que realmente amamos, no tenemos necesidad de serle infiel. Hemos analizado bien este punto en el artículo de la seducción de las mujeres feas, el cual no trataba para nada la seducción de las "mujeres feas", sino insistía sobre el hecho de que tenemos siempre que tener relaciones con personas que nos gustan realmente y no con alguien sólo porque "su fealdad" nos hacía sentir más cómodos y nos daba más seguridad al momento de seducir. Hemos visto como esto es un falso mito y para seducir a las mujeres que nos gustan realmente (poco importa si son bonitas o feas), tenemos que tener la misma seguridad que con cualquiera y es a menudo por causa de esto que tenemos éxito.

Muchas relaciones fracasan por esta razón, pero no es el caso de todas las relaciones. A veces, somos infieles sólo porque esto ocurre, aunque tengamos una relación con alguien quien nos gusta de verdad. Y en este caso, hay que analizar profundamente la situación.

Si la mujer que está con usted ya no le gusta o si usted ya no le gusta a ella (o ambos casos), entonces lo mejor que hacer es cambiar de vida. O enseguida o tomando su tiempo. En todo caso, nuestro consejo final es: evite en lo posible de ser infiel. Si usted es feliz en su relación, ser infiel es generalmente un grande error. Y si realmente quiere serlo, limítese a tener aventuras y trate de tenerlas lo menos posible.

Decimos todo esto porque, a la larga, la infidelidad proporciona más desventajas que ventajas. Por lo tanto, consideramos que hay que tener realmente buenas razones para ser infieles. Y que cualquier dicisión con respecto a esto no debe tomarse a la ligera.