Síguenos: Facebook Twitter Google Plus
 
Este artículo forma parte de nuestra guía práctica de seducción.

Seducir a las mujeres hostiles

Las mujeres problemáticas no son tan malas como parecen. La mayoría de las veces, están sólo tratando de poner a prueba su madurez.

Cómo seducir a una chica muy difícil

¿Cómo seducir a las chicas que se hacen las duras?

Como hemos visto en el texto de introducción a este artículo, una chica que se hace la dura no es sólo una mujer difícil, sino también es una que nos maltrata cuando tratamos de acercarla. Algunos hombres se sienten intimididos por esto, otros se enfadan y empiezan a hacerse los duros también y otros finalmente abandonan la partida sin decir nada.

Puede ser que una chica lo trate duramente por razones como:

  • Está de mal humor cuando usted le habla.
  • No le ha gustado su acercamiento.
  • Acercándola, usted ha tenido una actitud molestadora, acosadora.
  • Ha tomado mal su intervención por x otras razones.

Bien que todo esto sea posible, la mayoría de las veces si una chica lo trata duramente no es por causa de su acercamiento, sino se trata de un test inconsciente que ella le está lanzando.

Hacerse la dura para probar su madurez

A pesar de que haya cada día más igualidad de sexos en el mundo, el hombre y la mujer siguen desempeñando su papel sexual. Recuerde que la igualidad de sexo no tiene nada que ver con las tendencias naturales de cada sexo, sino con la igualidad de los derechos ante la ley. Poco importa si pasan los siglos, el hombre siempre querrá a mujeres femeninas y las mujeres siempre amarán a hombres masculinos.

En el contexto de estas diferencias entra igualmente la figura del hombre-guía, del jefe de familia y del protector. Un amante, un marido, un novio, representan a menudo la figura paterna de la mujer adulta. Históricamente, una mujer cuando se casa, pasa de la custodia del padre a la del esposo. No confunda. Sabemos perfectamente que estas costumbres ya no están en uso desde hace mucho tiempo. Pero psicológicamente, y especialmente inconscientemente, siguen teniendo su influencia. Por lo tanto, interpretando las cosas en estos términos, el hombre en una pareja es jarárquicamente por encima de la mujer. Y esto implica una madurez mayor y por lo tanto, un hombre para ser más atractivo ¡debe ser más maduro que la mujer!

Por qué esta digresión? Ahí llegamos. Las mujeres esperan una mayor madurez de un hombre, una cierta superioridad de rango. No se dan cuenta de esto ya que la sociedad ha cambiado mucho, pero inconscientemente, el hecho está ahí. La madurez es por lo tanto uno de los requisitos que un hombre debe tener para ser aceptado y "elegido".

Cuando le decimos algo a un niño y este niño empieza a insultarnos, ¿por casualidad le hacemos caso? No, porque es sólo un niño ¿verdad?

Lo mismo sucede con una mujer hostil. Si nosotros nos enfadamos o nos ofendemos, nos estamos poniendo a su mismo nivel, cometiendo un error. Un hombre debe mostrar su madurez, su superioridad de rango y no puede hacerle el mínimo caso a la mala respuesta de una mujer. En otros términos, debe estar por encima de la situación, debe permanecer superior a esta respuesta.

Por lo tanto, si usted le dice algo a una mujer y ésta le responde duramente, continúe hablando como si nada hubiera pasado. Ignorará su actitud, estará por encima de su dureza precisamente como haría con un niño traviezo.

Este es el espíritu que hay que tener. Ignórela. Aunque al principio no parecerá impresionada por su comportamiento, usted podrá volver a hablarle cuando vuelva a verla y el comportamiento que ella tendrá ya no será igual, le ha demostrado que sabe ser superior a ciertas cosas y que es un hombre de confianza, un hombre maduro que puede ser seguido y es capaz de proteger. Usted no es un niño que está al mismo nivel que ella y que se irrita de sus respuestas sin mantener su decoro. Es el mejor protector, ya que sabe permanecer por encima de sus malas vibras. Por lo tanto usted se volverá encantador.

En toda circunstancia, cuando uno permanece inalterable ante un insulto, demuestra tener un valor superior a este insulto. No superior como persona, sino en relación al hecho de que estamos asumiendo un papel superior, de padre, por ejemplo, que no le atribuye peso al mal carácter del hijo, un papel de adulto.

¿Cuándo es que hay que retirarse?

Si usted presta fe a esta explicación, es evidente que surje enseguida una pregunta: "si hay que ignorar las malas respuestas, entonces ¿cómo determinar cuando es el caso de continuar o de irse?". En otros términos, ¿cuál es el límite entre la insistencia licita y el hecho que estamos molestando y ya?

Ante todo, cuando le responden mal, actúe como si nada fuera, pero con amabilidad. Si le pide que se marche, márchese. Puede intentar de nuevo otro día. Si en cambio no tendrá otra ocasión para volverla a ver o comprende que no hay nada que se puede hacer, entonces renuncie a esta chica y pase a otra. Hay que ser persistente, pero de manera digna e equilibrada, respetando siempre los límites que les ponen. Si cae en un mal día, espere una mejor ocasión, si esto no sucede, entonces no habrá nada que hacer, pero no será su culpa. Aunque no haya tenido éxito con esta chica específica, por lo menos obtuvo respeto, ya que ha actuado como un hombre y no como un perdedor, independientemente del resultado.

Ser siempre uno mismo

La cosa más importante para un seductor es ser siempre uno mismo y comportarse siempre en el mismo modo, poco cuenta la belleza, la actitud, el comportamiento o el trato que tenga la persona que tengamos delante. Tenemos que seguir siendo la misma persona.

Este principio es fácil de expicar pero difícil de aplicar. Nuestro prgorama contiene todos los trucos y las técnicas para llegar a cultivar esta disposición de espíritu que le permitirá ser siempre el mismo. Si logra aplicar este principio obtendrá muchos resultados positivos.

Es como el miedo, una emoción difícil de vencer. Pero debemos comprender que todos tenemos. El valiente no es alguien que desconoce el miedo sino que es capaz de concentrarse y dominarlo. Se trata por lo tanto, una vez más, de una cuestión de actitud mental y emocional.

Si piensa en todas estas cuestions y realmente quiere aprender a seducir a cualquier tipo de mujer, incluso las que se hacen las duras, hay que analizar todas las implicaciones y encontrar su propia vía para superarlas. Estamos siempre ahí para ayudarle, tanto en los artículos de nuestra guía de seducción como en el programa.