Síguenos:
Manifesto general que resume en pocasa frases las costumbres que tienen los vencedores y las que tienen los perdedores.

Vencedores y perdedores

En esta página de curiosidades e informaciones le presentamos un interesante manifesto que, aparte de ser útil en el contexto específico de la seducción, comparte también muchos principios del arte de vencer y se aplica en general.

Manifesto de los vencedores y de los perdedores

Los perdedores sueñan. Los vencedores hacen cosas concretas para realizar los sueños. Ellos no sueñan, sino planifican resultados.

Los perdedores hacen las cosas mañana. Los ganadores las hacen enseguida.

Los perdedores pierden el tiempo en cosas vacías. Los ganadores trabajan y luchan ante todo por lo que desean.

Los perdedores corren detrás de personas que no saben ni que ellos existen (las celebridades) y al final se pierden en su vacío interior. Los ganadores hacen que los demás corran detrás de ellos y eventualmente terminan siendo famosos.

Los perdedores dicen "se puede, pero es difícil". Los ganadores dicen "es difícil, pero se puede".

Los perdedores ven obstáculos en todas partes. Los vencedores saben que cada vez que ven un obstáculo es porque están dejando de ver el objetivo.

Los perdedores se ilusionan de conocer personas y de establecer relaciones por internet, mientras que los vencedores tienen una vida demasiado plena para buscar algo más en la red, y a lo sumo la usan sólo como un medio más para lograr un resultado.

Los perdedores tienen objetivos que no realizan porque no se comprometen con sus propias metas. Los vencedores saben que los objetivos sin término son simplemente sueños y ponen una fecha de complimiento por cada meta.

Los perdedores prefieren su círculo de comodidad y les encanta protegerse mediante la excusa y la justificación. Los ganadores desarrollan el vicio de hacer cosas que a los perdedores no les gusta hacer.

Los perdedores pasan la vida aburrido porque nunca saben qué hacer. Los ganadores tienen tanto que hacer que el día para ellos debería durar 15 horas y la noche 9, el tiempo nunca les alcanza y nunca permanecen sin hacer nada.

Los perdedores hablan. Los vencedores hacen.

Los perdedores no dicen lo que piensan y no hacen lo que dicen. Los vencedores dicen lo que piensan y hacen lo que dicen.

Los perdedores sólo conocen excusas. Los ganadores están demasiado ocupados en encontrar soluciones para tener el tiempo de inventar excusas.

Los perdedores no saben ver más allá de sus placeres pasajeros y de sus vicios. Los vencedores están por encima de los vicios y, a lo sumo, los utilizan para alcanzar un propósito.

A cura di A. Langueduc

Pronto disponible...