Síguenos:
¿Por qué una mujer se siente atraída por un hombre? Aparte el aspecto físico o las afinidades, ¿qué es lo que en los hombres atrae mayormente a las mujeres?

Los principios de la atracción

En realidad muchos puntos relacionados con los primeros capítulos de nuestro programa están expresados aquí, por lo tanto esta página podría ser considerada como una anteprima del mismo programa. No obstante a eso no encontrará aquí todos los detalles que están presentes en la zona miembros y expondremos sólo los puntos más significativos.

Las fundaciones de la atracción

La atracción tiene sus reglas y sus características, pero la primera cosa que cada seductor debe aprender, si quiere estudiar bien los mecanismos de la atracción, es esta:

Regla Fundamental de la Seducción No. 3 Nunca obligará a nadie a amarle.

Esta regla no está en relación directa con la atracción, pero comporta muchas implicaciones, ognorarla lleva a cometer diversos errores que, aparte de hacer de usted un hombre menos interesante, le harán perder el tiempo.

Algunos hombres cuando están interesados en una chica tratan a toda costa de estar al lado de ella, de tener hacia ella actitudes super acomodantes, disponibles, hasta serviles. Quisieran estar a sus pies y tratarla como a una reina por haber oído decir por mucha mujeres - quizás por ella misma - que se sienten atraídas por hombres premurosos, que se dedican a ellas y están a sus pies. Tomando al pié de la letra estos deseos femeinos que las mujeres creen tener, pero que en realidad no tienen o que tienen hasta cierto punto y sólo en algunas determinadas circunstancias (no confunda el concepto de seguridad que hemos visto en las bases de la seducción con la disponibilidad excesiva), estos hombres se arman de diligencia y empiezan a actuar exactamente así... Puede ser que ya le haya sucedido, puede ser que no haya sido correspondido y haya insistido, pidiendo explicaciones que no ha podido obtener, diciéndole quizás que haría cualquier cosa para hacerla sentir bien a su lado y hacerla feliz...

Lamentablemente siempre creer en lo que las mujeres creen desear es un error. La realidad es bien distinta de lo que las mujeres suelen soñar en voz alta. Memorice esta segunda reglita:

Regla Fundamental de la Seducción No. 4 Las mujeres aman a los hombres interesantes, que se ocupan de elas y las protegen, pero al mismo tiempo que las hacen estar en ascuas y se dan su justo valor, demonstrando justamente de ser hombres.

¿Nunca le ha sucedido enamorarse, no ser correspondido y no lograr serlo de ninguna manera a pesar de todos sus esfuerzos? ¿O que lo hayan dejado plantado y cuanto más trataba de llegar a un acuerdo, más ella se esquivaba? ¿No ha notado que cuanto más sus esfuerzo por ser "buen chico", "dulce", "gentil" y "comprensivo" eran elevados, más ella lo alejaba? En realidad es difícil encontrar a alguien que nunca haya pasado por algo parecido por lo menos una vez o quizás varias. Sentirse rechazado a causa de nuestra bontad es detestable y lo peor es que la mayoría de los hombres nunca comprenden por qué las cosas van así.

Puede ser un buen seductor, pero nunca logrará obligar a ninguna mujer en sentir atracción hacia usted, por mucho que se esfuerze, por muy bueno que sea. Es cierto, puede suceder que una chica que inicialmente no se sienta atraída por alguien, cambie luego de idea completamente, esto se ve bastante. Pero cuando eso sucede, sucede porque ella ha visto en usted cosas que no había visto antes, no es porque usted ha corrido detrás de ella o porque ha sido serviciable con ella. Peor, en estos casos, cuanto más corre detrás de ella, más fracasará. La atracción, tanto en hombres como en mujeres, se crea espontáneamente o nunca. Un seductor hábil siempre puede hacer de manera que esto suceda de forma que resulte natural, pero no lo lograría con los comportamiento que acabamos de describir. Y aquí se deduce otra regla:

Regla Fundamental de la Seducción No. 5 No puede crear ningún tipo de atracción en otra persona.

Esto puede ser visto como otra manera de decir "nunca obligará a nadie a amarle". Pero tiene otras sutiles implicaciones. Si existe atracción, es la persona atraída que la ha creado en su mente, no usted. Claro puede crear las condiciones y puede adoptar comportamientos que favorezcan el hecho que una mujer se sienta atraída por usted. Pero no puede crearlo usted mismo la atracción. Y, aún más importante, no puede jamás suplicar a una mujer que la cree. Este punto es extremadamente importante, confundirlo significa fracasar sistemáticamente.

Regla Fundamental de la Seducción No. 6 Las mujeres no se sienten atraídas por individuos inseguros, ansiosos, débiles, suplicantes y necesitados.

Claro es cómodo apoyarse a la idea de que ser un chico "dulce", acomodante y disponible pueda funcionar. En realidad lo hace poco interesante, previsible, pelotillero y aburrido. Peor, comportándose de esta manera, corre el riesgo de perder hasta a quien ya logrado conquistar. Claro, hay mujeres que tienen un fuerte instinto materno y pueden sentirses interesadas por hombres así, pero pronto o tarde, también esto aburre a la larga y además las mujeres "maternas" son muchos menos numerosa de las "filiares". Una actitud demasiado serviciable no interesaría si siquiera a una mujer dominante, de las que se emparan poco a poco de la vida de un hombre, pero, aún si esto funcionara, ¿quien querría a una mujer asi?

Los seductores novatos encuentran dificultad para evitar o comprender esta horrible situación de ser apartado sólo por haber sido disponible, sin embargo, estudos profundizados de psicología femenina (necesarios para quien desea viviseccionar científicamente el fenómeno, pero comprensibles para cualquiera que tenga un poco de experiencia), he aquí las verdades que vienen a flote en toda evidencia:

1. No se elige de sentirse atraído por alguien

Esto quiere decir que cuando nos sentimos atraídos por algo o por alguien no es porque hemos elegido sentirnos así. No nos levantamos por la mañana diciendo "Hoy quiero sentirme atraído por Pamela Anderson". O nos gusta o no nos gusta. El interés nace simplemente a causa de las influencias que el objeto de nuestros deseos puede tener sobre nuestra persona, o a causa de ciertas características inherentes de esta persona, o a causa simplemente de lo que nace espontáneamente o por cualquier otra razón. La clave aquí está en el hecho de que cuando deseamo algo es porque estamos predispuestos en desearlo, esta cosa responde a nuestros gustos personales o hace que gustos que no conocíamos se despierten en nosotros, aspectos que podamos encontrar atractivos en una circunstancia dada, pero siempre en relación a nuestra predisposición en desear. La verdad absoluta es que el objeto de nuestros deseos no es necesariamente el objeto de los deseos de todo el mundo, sino el objeto de deseo de alguien en un momento determinado y todo esto puede variar en el espacio y en el tiempo. En el contexto de la atracción hacia personas, eso es aún más cierto, y mucho depende de lo que las personas hacen e inspiran en nosotros. La atracción puede nacer por admiración, por el físico, por la personalidad, por la caballerosidad, por la paz que alguien nos inspira o por otras emociones. ¡Las posibilidades son múltiples!

¿Por qué? Simplemente porque el deseo nunca es creado por la cosa deseada, es una sugestión que se crea sola en la mente de quien desea. Podemos facilitar el proceso conociendo la psicología de quien queremos seducir y se trata justamente del trabajo principal del seductor, pero no hay nada garantizado a ciencia cierta. Lo hemos dicho y no nos cansaremos de repetirlo: no podemos crear una atracción que no existe si la persona que queremos seducir no está predispuesta para sentirse atraída por nosotros. La seducción nos ayuda a avanzar todas las veces que hay por lo menos un poco de predisposición y, créalo, existe un gran número de mujeres que pueden potencialmente ser seducidas por un hombre, siempre que este hombre se asegura todas las posibilidades, basta con conocer los medios apropiados, sino tendremos mucho menos probabilidades de éxito. Pero queda cierto que un gran seductor puede fracasar y no una vez. La diferencia está en que un buen seductor sabe casi siempre cuando fracasará y cuando tiene posibilidades, por eso que parece que nunca fracasa. Casi siempre seduce a quien sabe que puede seducir.

2. No hay que parar a causa de los errores

Regla Fundamental de la Seducción No. 7 Un seductor debe saber aceptar un rechazo posible, sin bloquearse o desanimarse en caso de fracaso.

Muchos hombres se basan sobre la experiencia de un solo rechazo para desarrollar una mentalidad negativa que los induce a no arriezgar nuevos intentos con otras personas. Por lo tanto una de las habilidades que un seductor debe saber desarrollar es ser consciente del hecho que cada persona reacciona de manera diferente y lo que no ha funcionado con una no debe necesariamente porque fracasar con otra. Debe también aprender a saber determinar cuando un fracaso es debido a circunstancias fortuitas o a una persona específica y cuando es debido, en cambio, a errores o a incapacidades personales. Debe además ser capaz de determinar cuando vale la pena insistir y continuar con una determinada persona y cuando es mejor abandonar la partida porque no hay remedio o porque una insistencia ulterior correspondería a una pérdida de tiempo. Seguir insistiendo después de haber descubierto que no hemos podido despertar la atracción de alguien es un error.

3. El aspecto físico no es tan esencial como se cree

Las mujeres no son tan simples, claro, un hombre encantador siempre produce su efecto, pero generalmente el impacto del aspecto físico no dura nunca más de cinco minutos si no existe otra cosa que mantenga y consolide la atracción.

Regla Fundamental de la Seducción No. 8 La verdadera belleza del hombre mora en su mente.

4. Las mujeres y los hombres no tienen las mismas expectativas del otro sexo

Nunca se debe cometer el error de interpretar el pensamiento femenino desde el punto de vista propio. La mayoría de los hombres buscan sobre todo el lado sexual y físico de las mujeres, un hombre acepta a cualquier mujer que caiga entre sus brazos y encuentra razonablemente atractiva, aprovecha de todas las ocasiones favorables para tener sexo. En general es así, si ponemos las excepciones de lado. Pero en la mujer nunca es lo mismo. Una mujer acepta a un hombre para razones más profundas, para sentirse atraída hay que alimentar sus fantasías y sus ilusiones, ya que las mujeres siempre piensan a largo plazo cuando se trata de relación y no sólo, además no todas son propensas en tener aventuras sólo porque el aspecto físico de un hombre le conviene. Lo que mayormente enciende el interés de una mujer es la personalidad de un hombre y una serie de cualidades típicamente masculinas, como la fuerza (no necesariamente y sólo física), la dominancia, el sentido de la iniciativa, la dominanza, la capacidad de dar seguridad y de proteger, el sentido de la aventura, de la diversión y del humor, la integridad, el respecto de sí, el carácter y la confianza en sí, la arrogancia interesante, el romantismo y así sucesivamente.

5. Un verdadero hombre no necesita preguntar en qué consiste ser un hombre

A las mujeres no les gusta que un hombre les pregunta qué debe hacer para interesarle, para no ser dejado o para ser amado. Estas son manifestaciones de niño, no de hombre. El amor no se pide por caridad, se conquista, se toma como una ciudad y lo mejor es tomarlo sin siquiera pedirlo. Limosnear el amor es la mejor manera para convencer al objeto de nuestros deseos que estamos absolutamente LEJOS de todo lo que es deseable.

Las mujeres no quieren a chicos dulces y comprensivos que hacen todo lo que ellas quieren y que ellas pueden manipular a su antojo, ellas quieren a un hombre que las hace sofrir, soñar y sospirar.

Saber lo que le gusta a las mujeres es parte del estudio

Este programa muestra justamente cómo ha de ser el tipo de hombre que las mujeres desean. No se ofenda si piensa serlo ya, o si ya se siente satisfecho de su vida sentimental. En la vida siempre hay espacio para mejorar y si ya tiene cierto éxito con las mujeres, podría tener un aún mayor después de haber dominado las técnicas de seducción que no hemos inventados nosotros, sino que existen desde siempre.

En el curso de este programa le explicaremos cómo desarrollar una serie de importantes culaidades que gustan a las mujeres y las mantienen atraídas. Hemos dedicado un programa entero en intentar de explicar lo inexplicable, es decir cómo y por qué la atracción se produce, incluyendo también los aspectos evolucionísticos, emocioanles y psicológicos que necesitamos comprender si queremos ser fuertemente atractivos. Este programa se basa en fuentes muy variadas y sobre la experiencia directa en tema de seducción.

Satisfacción femenina