Síguenos:
No existe un solo tipo de seducción. La seducción es una, pero comporta varias estrategias que dependen del contexto. Libérese de los prejuícios que inhiben sus capacidades de ligar.

Tipos de seducción y mujeres disponibles

En el programa veremos que existen dos grandes estrategias de seducción que están en función de la disponibilidad de las mujeres que ligará en un contexto determinado. Estas estrategias son también en función del tiempo que tendrá a disposición para seducir. Estudiaremos también que existen muchas inhibiciones masculinas al momento de ligar, inhibiciones que hay que vencer para poder progresar. Aquí trataremos ambos temas.

Dos tipos de seducción

Se trata de la seducción de corto alcance y de la seducción de largo alcance. Ambas no constituyen más que dos grandes puntos de vista. Bien que la seducción sea una sola, la diferencia entre los dos procedimientos está en el factor tiempo y en el perfil de las mujeres que ligará. Estas estrategias no están en relación con su objetivo. Puede querer seducir a una mujer por una aventura o una relación a largo plazo, o sin tener un objetivo exacto al inicio. Esto es indiferente. No es en función del resultado que se decide adoptar una seducción de corto o de largo alcance.

Seducción de corto alcance

La seducción de corto alcance es cómo el pretérito perfecto en la gramática: es de corta duración y termina en un momento exacto en el tiempo, la mayoría de las veces se desarrolla en un solo día y difícilmente dura más. Termina con el éxito o el fracaso inmediatos. Es una seducción "rápida". No se confunda. "Rápida" no quiere decir que ligará más rápidamente. Sólo quiere decir que todo el ámbito, el timeline de su seducción tiene lugar rápidamente y rápidamente tendrá que definir su situación.

Por ejemplo, supongamos que usted se encuentra en un lugar nocturno y nota que una mujer le echa una buena mirada. La primera impresión ha sido buena, ella parece interesada. Supongamos que usted la acerca y que comienza una conversación. Es la emoción que domina, el momento es caliente. Es un caso de seducción a corto alcance.

Otro ejemplo: acaba de conocer a una chica y nota que hay química con ella. Y no tendrá otra oportunidad de volverla a ver. Debe definir enseguida o todo está perdido. Esta es otra situación de seducción de corto alcance.

Tercer ejemplo: se encuentra en una fiesta de amigos/compañeros/colegas y nota que una muchacha está bien dispuesta hacia usted. Usted volverá a verla, sin embargo ahora la nota más disponible, es una buena ocasión para llevársela a la cama, a fin de cuentas, usted no está deseando otra cosa. La seducción de corto alcance se aplica por tercera vez.

En todos estos ejemplos sería un error aplazar a más tarde el hecho de definir algo, ya que en todos estos casos, su punto más fuerte es la emoción del momento y el contexto favorable que dominan la situación. Una primera impresión positiva es un factor muy poderoso y no saber aprovechar de eso es la cosa más torpe que se puede hacer. Si espera otra ocasión para llegar a algo, la misma mujer que lo ha conocido aquella noche y que se ha encontrado simplemente atraída por usted, habrá tenido, digamos cuatro días más tarde, todo el tiempo de tener reflexiones muy sabias y racionales hacia usted. Nada le garantiza que la segunda ocasión será otro tanto buena que la primera. Y note que esto no tiene nada que ver con el objetivo. Aunque el hecho de aprovechar un momento favorable equivale a menudo a tener un sexo fácil, esto no impide que esta relación no pueda transformarse en algo serio. ¡Mientras lo opuesto no le garantiza ni siquiera el primer beso!

Por lo tanto la seducción de corto alcance depende mucho del contexto. Hay que ser capaz de determinar cuando es el caso de adoptarla o no y si es el caso ¡actúe enseguida!

Seducción de largo alcance

Como el nombre lo sugiere, no se trata de una seducción que termina en un determinado momento del tiempo. Es una seducción constante, que puede durar varios días, incluso meses.

Una vez más, es el contexto y la mujer quien determinan si este género de seducción es el más indicado. Y esta vez también, ésto no tiene nada que ver con el objetivo que tenga o el resultado que obtendrá. Puede perfectamente terminar con tener una aventura de una noche con una mujer que ha seducido durante tres meses.

Por ejemplo, usted quiere seducir a una muchacha que forma parte de su entorno y que ve todos los días. Tiene la oportunidad de tomar su tiempo, además el contexto no es favorable, porque se trata, por ejemplo, de una colega de trabajo o de una compañera de escuela, usted la ve en contextos estresantes, racionales, ¡la emoción no es claramente el factor dominante cuando ella le entrega un informe de trabajo que ha terminado bajo presión! Por lo tanto hay que seducirla poco a poco, ¡no puede contar con la primera impresión! Es un caso de seducción de largo alcance.

Segundo ejemplo: conoce a una mujer que es incapaz de concebir una aventura, una mujer bien difícil o a la cual usted no ha provocado una buena impresión inicial. Con esta mujer, los métodos de seducción de corto alcance no funcionan. Es una mujer que usted seducirá lentamente, con su carisma, sus pruebas, sus regalos, etc. Esta mujer sólo cederá depués de muchos piropos, después de usted hacerle una corte cerrada, debe seducirla sin tregua, ¡la tendrá al cansancio! Este es un segundo caso de seducción de largo alcance.

Tercer ejemplo: ha conocido a una mujer que considera muy importante. Antes de lanzarse, quiere tomar sus distancias y su tiempo para tantear bien el terreno. Procederá con precaución y prudencia porque es mejor hacer las cosas lentamente y bien, que perder mucho más precipitándose y a lo mejor malogrando la oportunidad ¡sólo por no haber sabido esperar el momento justo! Una vez más, la seducción de largo alcance es la vía.

En conclusión, la seducción de largo alcance, sirve cada vez que usted no puede o cree no poder alcanzar su objetivo inmediatamente y esto puede ser debido a una serie de razones que no importa enumerar.

¿Cuál de las dos seducciones?

Los dos géneros de seducción tienen ventajas y desventajas que en nuestro programa serán analizados en los detalles. No siempre es fácil determinar cuál es preferible o cuál permite tener los mejores resultados. La cuestión consiste pues en saberse guiar simplement a partir de lo que es más apropriado a una persona o a una situación determinada. La experiencia le será seguramente de gran ayuda, aunque si nuestro programa no se cansa de dar ejemplos o trucos sobre un tipo u otro de seducción.

Las inhibiciones peligrosas

Con el término "inhibición" no nos referimos a las inhibiciones femeninas, sino a las que los hombres pueden tener a la hora de seducir y que, la mayor parte de las veces limitan hasta el punto de impedirle a alguien de tener un encuentro que habría podido producirse.

En realidad, en la seducción existen muchos de estos frenos. Hé aquí algunos ejemplos:

  • ¿Qué pasa si ella me rechaza?
  • ¿Qué se pensaría de mi si se supiera que he molestado a aquella mujer? ¿La gente de mi entorno se burlaría de mi o pensarían mal de mi?
  • ¿Y si esta mujer fuera felizmente comprometida?
  • ¿Qué pasaría si me trata duramente rompiendo hasta el poco valor que me queda?
  • ¿Qué pasaría si ella le dice a los demás que he intentado seducirla sin éxito? ¿Qué pasaría si ella se rie de mi en mi ausencia?
  • ¿El intento compensaría los días de verguënza e inseguridad que seguirían después del "no"?
  • ¿Y si después que yo le dirigo la palabra no tengo más nada que decirle?
  • No me gusta ser ignorado o rechazado, si esto me pasa muchas veces no tendré más nunca el valor de provar de nuevo. Mejor sentirse seguro antes de intentar, así me expondré a menos riesgos.
  • Y otras tonterías más...

Cada uno de estos puntos merece una respuesta individual.

¿Qué pasa si ella me rechaza?

Nada. Uno de los peores errores que un seductor en hierba pueda cometer es considerar un rechazo como algo personal. El temor al rechazo y la ansiedad del resultado no deben jamás llegar al punto de bloquearnos totalmente. Nuestro programa está lleno de técnicas para lograr liberarse de estos temores.

¿Qué pensarían de mi si se supiera que he molestado a aquella mujer?

Tratar de seducir a una persona adulta de sexo opuesto es algo que no asombra a nadie. No es un crimen, ni una aberración, ni un tema con el cual las personas tienden a ser más discretas (por ejemplo en la homosexualidad). Una mujer nunca se burlaría de un hombre que ha intentado seducirla y tampoco tendrá razónes de hacer observaciones chistosas o negativas al respecto. Una mujer que usted intentará seducir, estará simplemente interesada o no, esto es todo. ¿Ha sido usted inoportuno? ¿Ha llegado usted en el momento equivocado? Usted no tiene seguro una bola de cristal para adivinar hasta que punto su intento es oportuno, por lo tanto ¡no se haga estos escrúpulos y trate más bien de ser sincero!

¿Y si ella estuviera felizmente comprometida?

Entonces en este caso le dirá simplemente que no, no está importunando a nadie. Puede saber o no saber si está casada o no. Aunque si el hecho de querer seducir a una mujer casada es un problema de ética personal, el hecho de intentar acercarla no lo hace responsable de una traición, ya que, a la par del sexo, la traición es algo recíproco y no ocurre si la mujer no lo permite. Es la mujer quien hace la traición posible, por lo tanto no se sienta responsable.

¿Qué pasaría si me tratara duramente?

Ninguna mujer lo tratará duramente si usted ha sido amable con ella y no ha sido grosero o vulgar. Ninguna mujer tiene razón de hacerlo si usted no la ofende y hace las cosas con tacto. Y si ella lo ofende de todas maneras, ¡es un problema de ella, no suyo! Podrá leer más sobre este tema en este artículo.

¿Y si ella lo dirá a los demás?

La respuesta a esta pregunta es semejante a la que hemos dado más arriba, querer seducir a una mujer no es ni un crimen ni una razón para avergonzarse.

¿El intento compensará los días de verguënza e inseguridad que seguirán el "no"?

Para obtener lo que usted quiere ne la vida, debe liberarse de la ansiedad del resultado. Lo hemos ya dicho en otros lugares. En principio ¡usted no necesita nada! Y ante la perspectiva de seducir a alguien no hay que pensar a lo que sucede si fracasa, piense más bien a lo que pasaría si tiene éxito. Esto lo motivará suficientemente y lo ayudará en tener el ardor y el atrevimiento que necesita para triunfar.

¿Y si después que le dirigo la palabra no tendré más nada que decirle?

Probablemente, si no tendrá nada que decirle es porque tendrá poca química con ella. La mayoría de las veces, a menos que usted no sea un orador de elite, cuando la conversación no fluye de manera natural entre dos personas es porque hay pocas afinidades electivas. En este caso, el interés de ella es poco probable, entonces ¿para qué seducirla? La facilidad de conversación es precisamente una señal indicativa que lo ayudará a establecer de manera determinante si vale la pena o no seducirla. No es seguramente una razón para echarse por atrás y si sospecha que una conversación no será buena, ¡esto es más bien a considerar como un instrumento entre los más importantes en su arsenal de seducción!

También puede suceder que se trate de una chica tímida, en este caso las dificultades de comuncación son evidentes pero no concluyentes y quizás le vendría bien leer este artículo que habla precisamente de cómo seducir a las chicas tímidas.

No me gusta ser rechazado, por lo tanto tengo que sentirme seguro antes de lanzarme

No es con una prudencia excesiva que ganará mayor seguridad con respecto a sus posibilidades. Al contrario, evitar el contacto con ella porque no se siente lo suficiente seguro de su interés, es algo que contribuye a reducir sus posibilidades, en vez de incrementarlas. No es la prudencia que le permitirá sentirse seguro de sus posibilidades, sino la experiencia y el conocimiento. El verdadero seductor parece que nunca falla, no porque es capaz de seducir a cualquiera, sino porque sabe ver cuál mujer es más propensa en dejarse seducir. Debe volverse capaz de desarrollar esta visión y el único modo para desarrollarla es frequentar mujeres, ¡no lo inverso!

Va de sí que en nuestro programa se analizarán la mayoría de estos temores y otros más que no han sido mencionados en esta página. Toda la primera parte del programa se dedicará a los puntos más importantes de las bases de la seducción.

Reuniendo las ideas...

Saber determinar cuál estrategia de seducción se debe adoptar es un punto de base. Saber vencer las inhibiciones que podrían cohibirle es otro punto de base. Saber determinar si un contexto es favorable o no, es, una vez más, otro punto de base.

La disponibilidad de una mujer dada contribuye grandemente a determinar una estrategia de conquista. No existen mujeres que son candidadas de manera absoluta a una seducción de corto o largo alcance. La seducción de corto alcance es de adoptar en un contexto donde hay que aprovechar de un momento favorable o donde tenemos poco tiempo a disposición y pocas oportunidades de volver a intentar.

Sin embargo la seducción de largo alcance puede aplicarse en todas las demás circunstancias y en este caso es sólo cuestión de preferencia, porque todas las veces que podemos adoptar una seducción de largo alcance, también podemos adoptar una de corto. La de largo alcance requiere a menudo bastante atrevimiento. En cierto sentido, en la seducción de corto alcance se corren menos riesgos: usted conoce a una muchacha que ya se encuentra en la buena disposición, en este tipo de seducción el objetivo es a veces ya conquistado, sólo es cuestión de precipitar los tiempos para impedirle a la chica de tener reflecciones racionales hacia usted. Mientras que en la seducción de largo alcance, no hay nada garantizado al principio y usted se expone mucho más a perder tiempo. Por lo tanto debe aplicarse sólo cuando es realmente apropriado y no como quiera.

Pero al final es la situación que le dirá la última palabra. En algunas circunstancias resulta que un acercamiento determinado es la única vía posible. Mientras que en otras, las condiciones son más ambiguas y no tendrá otra ayuda que su buen sentido. Los estudios que se encuentran detrás de todas estas teorías sobre la seducción han definitivamente demostrado que ninguna estrategia es eficaz absolutamente con todas las mujeres. La seducción no es una ciencia exacta, es un arte que hay que tomar con mucha filosofía. En este contexto la psicología es reina. La comunicación es un factor primordial, es la base de cualquier entendimiento, de cualquier seducción. Sin comunicación no hay nada.

Existe un sólo lugar donde es posible seducir comunicando muy poco o a lo sumo comunicando con el cuerpo. La discoteca. Tratamos este tema en profundidad en este artículo. Claro, una situación parecida puede darse también cuando estamos tratando con una chica extranjera y no conocemos mucho (o nada) su idioma, ni ella en nuestro. Pero es un caso menos natural.

Por lo general la comunicación es un factor importante que puede ayudarnos a crear atracción en una mujer. Un hombre puede sentirse atraído por una mujer sólo a causa de su aspecto, por el factor sexo, mientras que para una mujer, la mayoría de las veces, el escenario es mucho más vasto. La cosa más importante no es el hecho que usted sea bonito o no, sino la forma en qué usted hará sentir a una mujer, un punto fundamental es que una mujer no se sienta como un objeto sexual, esto es un factor que obsesiona a todas las mujeres y que es capaz de bloquearlas incluso ante un gran galán.

Usted nunca traumatizará a una mujer sólo por haber intentado seducirla. Las mujeres están acostumbradas a ser acercadas por los hombres de manera regular, esto no es algo que las asombra. A veces, tampoco es cuestión de seducir bien o mal. Puede perfectamente sucederle de estar seduciendo bajo malas circunstancias o en momentos inapropriados. Ya hemos visto como una mujer puede ser difícil en un momento o más relajada en otro, una mujer ¡nunca es la misma! Puede gustarle a algunas mujeres y no a otras, en la misma medida en qué algunas mujeres le gustan a usted y otras no. Si una mujer lo rechaza, pase simplemente a la siguiente, el mundo está lleno de bellas muchachas que podrían responder positivamente a sus atenciones. Un día acabará por aceptar que no puede sentirse mal sólo por el hecho de no gustarle a todas.

Aprendiendo a ser audaz en la conquista e indiferente en el rechazo, ganará en habilidades y seguridad y si logrará al punto de no sentir y no temer el fracaso, entonces será también más atractivo, porque se sentirá más seguro.

Otra regla importante a considerar es que no debe tratar de cambiar su estilo de vida sólo para gustarle a alguien. No hay éxito sin inimistad. El hecho de ser de una manera equivale a gustarle a algunas mujeres y no a otras. El éxito con algunas implica e impone el fracaso con otras. No puede hacer nada al respecto. ¡Trate simplemente de mantener su estilo de manera consistente, no se deje llevar por las preferencias femeninas, demuestre siempre buen gusto y sea siempre usted quien decide!

Seducir a las mujeres más bonitas.

Agrande su pene con técnicas 100% naturales



Programa de sexualidad femenina para las mujeres y los hombres que las aman