Síguenos:
La mujer tiene un comportamiento distinto a los hombres en relación al sexo, en consecuencia no se deja seducir en base a su aspecto físico, sino siempre en base a su naturaleza de mujer.

La naturaleza femenina

La nature féminine

Hemos visto en la página sobre las bases de la seducción como todas las relaciones entre sexos opuestos estén gobernadas por tres factores, sexo, amor y seguridad y hemos visto como el peso de estos factores pueda variar según si se trate de un hombre o de una mujer.

Para el hombre el sexo lo domina todo y, en consecuencia, la tendencia natural del hombre es la de tener sexo con el mayor número posible de mujeres. El hombre nunca pierde una ocasion de tener una pareja sexual y estaría dispuesto a tener sexo hasta con mujeres que no corresponderían a su tipo. Y hay hasta hombres que nunca perderían una ocasión, no importa con quien sea.

Hemos visto también que el amor tiene igual peso para un hombre y para una mujer, mientras que la seguridad está en el último lugar para el hombre y en el primero para la mujer, mientras que lo menos importante para una mujer es el sexo. Finalmente hemos visto como, cuando una mujer reciba seguridad, responde con el sexo y este último adquiere una importancia primaria una vez que los otros dos factores son satisfechos. Pero eso no quita que, en la ausencia de las otras prioridades, el sexo quede en el último lugar, después del amor y de la seguridad.

Las mujeres y su naturaleza respecto al sexo

Aquí hablaremos principalmente de la naturaleza femenina respecto al sexo, es decir la manera en qué todas las mujeres tienen tendencia en responder en tema de sexo. La mujer no busca el sexo como prioridad número 1, no considera una aventura sexual como una oportunidad a tomar y la mayoría ni siquiera buscan aventuras. Muchos hombres cometen el error de creer que una mujer poco ambicionada, o estéticamente o socialmente inferior sea más fácil, mientras que las mujeres bellas sean más difíciles e inalcanzables. En esta página ilustraremos cómo este concepto erróneo sea sólo otro falso mito que no tiene nada que ver con la naturaleza femenina.

Muchos hombres tienden a creer que si una mujer es fea, mayor que ellos o con un peso no proporcional a su estatura, debería ser mucho más fácil de seducir, es más, deseando tener sexo con ella, ¡creen de hacerle hasta un favor! A pesar de los numerosos fracasos, muchos de ellos siguen creyendo a este cuento y cuando obtienen rechazos hacen recurso a la tarjeta de la justificación, protestando en su interior que esta mujer se está creyendo cosas a pesar de estar fea, gorda o mayor.

La realidad es bien distinta, hasta la más fea de las mujeres puede ser otro tanto difícil que una super bonbon que todo el mundo corre detrás de ella. Algunas de estas mujeres feas son hasta más difíciles y orgullosas, mientras que una chica muy linda puede ser, a veces, extremadamente fácil.

Todas las mujeres funcionan exactamente de la misma manera y buscan más o menos las mismas cosas, por lo menos desde el punto de vista tendencial. Claro, existen las ninfómanas, las fáciles, las difíciles, las conservadoras y así sucesivamente, pero estamos hablando en genral, además la facilidad de una mujer está condicionada por su personalidad, educación y mentalidad, no por su aspecto físico, su edad o su estado social.

En otros términos:

Regla Fundamental de la Seducción No. 13 La facilidad o la dificultad de una mujer no dependen de su aspecto físico.

La única diferencia entre una chica muy bella y una de aspecto mediocre es que la primera puede ser más ambicionada, más cortejada y por lo tanto puede existir una mayor competencia y mayores probabilidades que otro pueda seducirla antes que usted o en su lugar. Pero la dificultad de la mujer sigue siendo la misma, independentemente de su aspecto. A lo sumo una bonita mujer puede ser más selectiva, pero hasta cierto punto, porque la belleza o el encanto de cualquier persona dependen de cómo los demás la ven, pues una mujer que puede volverlo loco a usted, potría dejar a otro indiferente.

Comprender este concepto es fundamental. La cosa más importante aquí no es de estar consciente del hecho que una mujer fea pueda ser otro tanto o más difícil que una muy bonita, sino evitar cometer otro error garrafal cometido por muchos hombres: el hecho de dejarse intimidar por la belleza creyéndola inalcanzable. Muchos hombres se conforman con lo que encuentran y posiblemente forman relaciones de largo plazo con mujeres que no corresponden necesariamente a su tipo, estando ellos persuadidos que lo que realmente les gusta sea demasiado difícil o imposible a hallar.

Sentirse intimidado por una mujer que lo vuelve loco es el peor error que un hombre pueda cometer. Una mujer tiene sus gustos, punto, y estos gustos no están influenciados por su belleza. Si ella siente gusto por usted y usted logra seducirla, no dejará de gustarle sólo porque es muy bonita y su belleza no la hará más difícil, ¡a lo sumo tendrá simplemente más rivales! Pero si logra seducirla antes de los demás o mejor que los demás, ¡poco cuentan los rivales! Un tipo como usted puede perfectamente entrar en su rango de gustos y si logrará gustarle, lo logrará y ya, poco importa cuánto bella ella sea.

Demasiados son los hombres que se dejan escapar ocasiones o se desaniman ante la eventualidad de seducir a alguien sólo porque se sienten influenciados por su aspecto físico, o porque no se sienten a la altura. El verdadero seductor trata a las mujeres en función de sus tendencias de mujeres y se muestra totalmente despreocupado del aspecto físico que tengan o de cuánto puedan atraerlo. Debemos siempre tratar de obtener lo que nos gusta realmente y esto no significa que debemos aspirar todos a la más bella, sino a la que realmente nos gusta. ¿Es efectivamente la más bella? ¿Será la más bella sólo según usted? ¿O se trata de una mujer totalmente normal, que a usted lo vuelve loco? No importa. Esto no es importante. Lo importante es nuestro objetivo. Si estamos buscando una aventura, posiblemente podemos conformarnos y seguramente la pasaríamos genial. Pero si buscamos relaciones serias, entonces nos hace falta alguien que nos guste realmente. Y nada quita que podamos tener una aventura con este mismo alguien. Por lo tanto la regla es general. Siempre tenemos que ser fieles con nuestros propios gustos y nuestas propias aspiraciones. Esto mejorará no sólo sus relaciones con las mujeres, sino también sus eventuales relaciones de largo plazo.

Los tipos de seducción.

Agrande su pene con técnicas 100% naturales



Programa de sexualidad femenina para las mujeres y los hombres que las aman