Síguenos:
Conquistar a una chica significa a menudo superar cierto número de momentos críticos que marcan la transición entre un nivel y otro de una relación. Aquí veremos cada una de estas etapas y mostraremos las mejores maneras para enfrentarlas.

8 etapas críticas que hay que superar para tener sexo con una chica

A la hora de seducir y conquistar a una mujer tenemos que pasar por varias etapas clave antes de lograr nuestros objetivos, o sea que ella se ponga en pareja con nosotros (hemos usado este término genérico de manera intencional). De hecho poco cuenta si este resultado consiste en tener sexo, aventuras o relaciones a corto/largo plazo. Entre el momento en qué conocemos a una chica y el momento donde podemos decir que la hemos conquistado corren siempre cierto número de etapas necesarias para pasar de un nivel a otro, este número puede ser variable según las circonstancas (no todas las etapas que la conquista comprta se producen siempre, como veremos).

Hay que hacer la distinción entre etapa de seducción y nivel de relación. Un nivel aquí no es más que un tipo de relación o un estado de progreso de ésta. Si usted es sólo amigo de una mujer, este es un nivel. Si acaba de besar a una chica sin haber aún tenido una historia con ella, es otro nivel. Si acaba de tener sexo con ella, es otro nivel aún. Las etapas y los momentos de transición de la seducción permiten justamente pasar de un nivel a otro y se encuentran lo más a menudo entre un nivel y otro.

Por ejemplo el hecho de decirle "hola" a una chica por primera vez puede corresponder a una etapa a superar para poder conocer a esta chica y seducirla. El hecho de hacer amistad con ella (y obtener su teléfono por ejemplo), es otra etapa, lograr salir con ella es otra etapa más y así sucesivamente. Aquí va la lista completa de estas etapas:

  1. Establecer el primer contacto con una chica.
  2. Hacer amistad o tener una conversación sostenida con ella.
  3. Obtener sus datos de contacto para tener una continuación.
  4. Salir con esta chica.
  5. Seguir saliendo con esta chica (muchas relaciones fracasan a la primera cita).
  6. El primer contacto físico (tomarle la mano, besarla, etc).
  7. Obtener intimidad con ella (lo que no corresponde necesariamente a tener sexo).
  8. El sexo. La hora de tener con ella una relación sexual.

Todos estos puntos que hemos mencionado constituyen igualmente momentos críticos, de transición que tenemos que superar, donde es frecuentemente el hombre que tiene que hacer algo para poder progresar y pasar al siguiente nivel.

Por ejemplo, si somos simplemente amigos de una mujer y quisiéramos tener algo más, hay que decidirse, tomarle la mano o intentar besarla para poder pasar al nivel de novio (o para ser alguien que tiene un flirt con ella sin aún haber tenido sexo).

Una de estas situaciones ha sido pintada magistralmente por el escritor clásico francés Stendhal en su novela Le rouge et le noir (El rojo y el negro). El protagonista, Julien Sorel era el tutor de los niños de Madame de Rênal, pues sólo tenía una relación social con ella. El quería seducirla y para hacerlo tomó la resolución un día de tomarle la mano antes de las 10 de la noche o volarse los sesos. Luego de una tempestad psicológica, tomó esta mano que finalmente quedó en la suya. Nuestro héroe ha superado un momento crítico de su relación en la seducción de esta mujer y ha pasado a otro nivel (una relación más íntima, pero aún no establecida o consolidada).

Y como hemos dicho, de estos momentos críticos o etapas existen 8, no sólo lograr tomarle la mano a alguien o intentar besar. Ocho momentos críticos, uno tan difícil como el otro, pero relativamente, ya que algunos hombres pueden encontrar algunos puntos muy fáciles y otros muy difíciles, también según las circunstancias (que pueden hacer que la misma etapa pueda ser fácil o difícil). Sin embargo cada uno de estos momentos críticos comporta nociones que hay que saber y técnicas que hay que dominar para poder avanzar rápidamente.

Hay que señalizar también que estos puntos no se marcan a veces en el mismo órden o según la misma secuencia. Por ejemplo, podemos a veces pasar de la etapa 1, directamente a la etapa 4 sin haber pasado por las etapas 2 y 3. Esto sucede por ejemplo cuando conocemos a una chica en discoteca: en este contexto no hay encuentro o salida a planificar, usted está ya dentro de un contexto de salida, por lo tanto el punto 4 coincide con el punto 1 y sólo debe intentar besarla, lo que corresponde al nivel 6. Y si se la lleva a su casa, entonces ya estamos al nivel 8, sin haber pasado por el 7, o también hemos pasado por el 7 en nuestro intento de llevarla a casa.

Y no es el único ejemplo. A voces no necesitamos la etapa 1 ya que se trata de una mujer que ya conocemos. Otras veces quedamos en un nivel determnado sin progresar y otras veces más llegamos a la última etapa desde el principio (esto sucede con las aventuras, donde todo se pasa en un mismo día). En consecuencia todo es relativo. No en todas sus hazañas usted pasará necesariamente por las mismas etapas ni tendrá las mismas dificultades. Lo que ha sido fácil con una mujer, no será necesariamente igual de fácil con otra. Algunas etapas son, además, más fáciles en algunas situaciones y hay veces donde tenemos tanta suerte que un nivel dado se supera por sí solo, ¡sin necesidad que hagamos nada!

El problema es por lo tanto desarrollar habilidades apropiadas para cada situación, para así poder "crearse" usted mismo la ocasión sin contar con la suerte. Lo que cuenta es la capacidad que le permitirá de superar la situación y no el hecho que la situación misma pueda ser favorable o desfavorable.

El éxito con las mujeres no siempre es una ruta conocida, es un camino sin mapas. Es por esta razón que la seducción es un arte. Además cada mujer supone un camino diferente, hasta la misma mujer puede comportar varios caminos según las circunstancias.

Vamos a describir en los detalles cada etapa, cada nivel, cada momento crítico y para cada uno de ellos indicaremos las técnicas apropiadas para asegurarle el mayor éxito posible y las más altas posibilidades de seducción. Algunas soluciones son demasiado complejas por ser tratada en este artículo y en este caso, siempre referimos al programa.

Los momentos críticos de la seducción

Cada una de las siguientes etapas depende de un evento que usted está viviendo (una situación) y de una decisión que debe tomar (y que es a menudo el fruto de alguna iniciativa que le incombe).

1. El primer acercamiento, decirle "hola"

Esta etapa ocurre de manera opcional es decir que hay situaciones donde ella corresponde a otras etapas o que ya ha sido automáticamente superada, como hemos observado arriba.

En todo caso para muchos hombres es la etapa la más difícil. Hasta los que no son normalmente tímidos se ponen nerviosos a la hora de tener que abordar una desconocida y la mayoría de las veces renuncian a cualquier intento de seducción por no saber qué hacer, por no saber qué decir.

Nuestro programa y también nuestro artículo sobre la seducción en la calle tratan de esta dificultad de manera completa. En esta etapa todo depende de su manera de sentirse. Evidentemente este paso permite pasar del nivel de no conocer a una chica al de conocerla. El hecho de conseguir romper el hielo es seguramente difícil, pero esto no corresponde aún a seducir. Hablar con una muchacha y conocerla ¡no quiere decir haberla seducida! De conocer a seducir hay buen tramo y quedan bastante cosas que hacer en el camino y otras etapas también que se deben superar.

2. Hacer amistad, tener una conversación sostenida

Esta etapa también ocurre opcionalmente y depende de las circunstancias. Puede que haga falta pasar por ella en algunas situaciones, mientras que es superflua en otras. Por ejemplo, si usted conoce a una chica en la playa, debe necesariamente tener una larga conversación con ella para poder establecer un vínculo. Sin embargo, si usted conoce a la misma muchacha en una discoteca, tendrá que seducirla sin hablar siquiera con ella, por lo tanto ¡todo depende!

En todo caso, cuando, durante un acercamiento determinado, le sucede tener que superar esta etapa, el objetivo es el de consolidar una amistad, crear un vínculo a través de esta conversación. Va de si que para que esta conversación sea sostenida e interesante, hay que empezarla de buen pie y con un pretexto lo suficiente fuerte, decir algo que deja un tema de conversación abierto o hablar en un contexto favorable. Analizaremos los tres escenarios:

Conversar con una muchacha mediante un pretexto fuerte

No puede comenzar una conversación sostenida e interesante preguntando qué hora es o dónde se encuentra la avenida de San Cristobal. Estos son pretextos demasiado débiles y la conversación muere en cuanto usted obtenga la información que preguntaba (y no necesitaba). Es decir, una vez que ella le dice que son las 4 menos 5 o que la avenida de San Cristobal se encuentra a dos manzanas a la izquierda, usted está al punto de partida, no tiene más nada que decir.

Tener pretextos fuertes significa por lo tanto encontrar ideas diciendo cosas que dan lugar a conversaciones interesantes. Ya el simple hecho de pedirle una opinión sobre alguna bebida que ella está consumiendo es un pretexto más fuerte, especialmente si usted conoce de bebidas. Por lo general, los pretextos fuertes dependen mucho de lo que usted está haciendo o de lo que su objetivo está haciendo a la hora de abordar.

Decir algo que deja abierta una situación de conversación

Por ejemplo, el hecho de pedirle un favor es algo que deja abierta una situación de conversación. Suponga que se encuentra en una piscina y que está sentado al lado de ella. Le puede pedir que le de un vistazo a sus efectos personales mientras que va a bañarse. Ella acepta, ya que en este momento se está bronceando. Usted se baña y cuando vuelve ella le sonríe y puede comenzar una conversación. Es un ejemplo típico de una situación que deja abiertas posibilidades de conversación. Pero claramente existen muchos otros ejemplos.

Conversar con una muchacha en un contexto favorable

Por ejemplo si empieza una conversación en un contexto donde tiene intereses en común con ella, usted tendrá entonces muchas más posibilidades que la conversación sea sostenida e interesante ya que están compartiendo la misma pasión y pueden conversar acerca del mismo tema que les gusta. Es una de las mejores situaciones para tener una conversación interesante.

3. Obtener datos de contacto para lograr una continuación

Esta etapa ocurre evidentemente tan opcionalmente como la precedente. No siempre es apropiada o necesaria. A veces usted sale directamente con ella o puede llegar a una relación hasta más implicante ¡sin siquiera haber tenido su teléfono! En todo caso, todo depende del contexto y en alguna ocasión de seducción tendrá pronto o tarde que tener que pasar por esta etapa.

Hoy en día, gracias al correo electrónico y a los dispositivos móviles, es mucho más fácil tener el teléfono de una mujer, ya que ella puede darle su número de celular en vez que su fijo. Pero, al mismo tiempo, vale menos y significa menos. La tecnología nos ayuda, pero nos castiga a la vez. Por una parte, es mucho más fácil obtener un dato de contacto, pero por otro lado, este dato será mucho menos significativo, ya que el hecho de obtener un número de móvil no corresponde necesariamente a una confirmación de interés de su parte. Este tipo de dato se da muy ligeramente ya que un número de celular es mucho más anónimo y mucho menos comprometedor que un teléfono tradicional. Por no hablar del email. Por lo tanto, tener su celular no significa casi nada. Sin embargo, usted tiene la ventaja de poderla contactar, lo que es ya algo.

Lo ideal es siempre obtener una cita desde el principio, pero esto no siempre es posible, la vida no es siempre tan simple y a veces, hay que pasar necesariamente por todas las etapas si queremos lograr el éxito al final.

Aquí, la mejor forma de obtener un dato de contacto es pedirlo de manera natural, como si esto fuera una consecuencia inevitable de su conversación o, aún mejor, si conversando han concordado algo que podrían hacer posteriormente juntos. Si por ejemplo usted ha asegurado poseer un libro raro sobre un tema de su conversación, ya que usted se encontraba en una biblioteca realizando una búsqueda cuando se han conocido, es natural pedirle un dato de contacto para mostrarle el libro. Esto es sólo un ejemplo tonto, en general, haga de manera que lo que usted pide resulte lo más natural y despreocupado posible.

Normalmente, hay que evitar de cometer el error de pedir un número telefónico tradicional demasiado pronto, si usted no tiene confianza suficiente, pida ante todo un dato menos comprometedor, como un número de celular o un email y sólo sucesivamente pídale el fijo. Tiene la tecnología a su serivicio, ¡usela!

4. Obtener una cita

Es en realidad un paso alternativo al de obtener una continuación por medio de un dato de contacto. Ya hemos dicho que es preferible obtener una cita enseguda en vez de un número telefónico, pero también que esto no siempre era posible. Y bien, cuando no es posible salir con alguien directamente, el escenario típico es obtener primero un dato de contacto y luego una cita. Sopongamos que ya usted tiene este dato.

Una vez que usted puede comunicar, lo ideal sería obtener una cita lo antes posible, pero al mismo tiempo, sin mostrar su prisa o una anxiedad excesiva. Evite los detalles inútiles. Aunque si usted la llama durante una semana encontrando siempre el teléfono ocupado o no encontrándola, siempre haga como si la estuviera llamando por primera vez. Esto evitará el tenerle que dar indicios, ya que no es para nada importante o conveniente que ella sepa cuántas veces usted trató de ponerse en contacto con ella. Es una información inútil. Concéntrese más bien sobre el hecho de obtener su objetivo lo antes posible. Y una vez que usted obtuvo lo que quería, corte y no siga perdiendo tiempo. Hable sólo lo necesario para obtener lo que quiere. Cuánto más usted habla al teléfono inútilmente, más se expone a decir tonterías o algo que pueda ir en contra de sus intereses.

Este artículo trata las ventajas y las desventajas de la seducción por teléfono de manera más detallada.

Además, siempre debe ser exacto cuando establece citas. Evite ser muy genérico, en vez de preguntarle "Qué haces el próximo sábado?" o "¿Cuándo es que estás libre?", diga mejor "¿Nos vemos el sábado que viene? Voy a buscarte y vamos al lugar xy". Diga esto como si ella ya le hubiera dicho que sí. Y luego espere su reacción. Claro, se queda un rato callada antes de contestar o si inventa una excusa, entonces hay buenas posibilidades de que no esté muy motivada. Generalmente, cuando una mujer quisiera salir con alguien pero es ocupada, ella propone una opción alternativa como "Sábado no puedo, pero ¿por qué no domingo?" Es decir, ella le dice enseguida cuando podría.

Si en cambio ella se mantiene evasiva y dice algo como "Sábado no puedo pero podemos vernos otro día", esto tiene más bien la pinta de ser un deniego elegante. También puede ser que ella esté tratando de poner a prueba su ansiedad y su necesidad. Otra trampa a evitar son las confirmaciones. Si ella le dice "Ok para sábado, pero llámame el viérnes para confirmar", cuidado, no se trata de una cita de trabajo donde estas cosas son normales; claro, si es lúnes, puede ser que ella no se sienta efectivamente segura de lo que hará el sábado que viene. Sin embargo, decir esto un jueves por la tarde sería inverosímil. Pues, para evitar esta trampa, trate siempre que el intervalo entre su llamada y la cita sea mínimo.

Si entre la llamada y la cita hay uno o dos días de diferencia y usted la sigue notando evasiva, entonces esto es señal de que ella no tenga realmente interés. En este caso, usted no puede hacer otra cosa que cortar diciendo "Ok, tu me timbras cuando puedes". De esta manera, usted no aumentará sus chances, pero por lo menos, demostrará que es un verdadero hombre con el cual no se puede bromear y no sólo ella quedará mucho más impresionada, sino también lo respetará más. En suma, el hombre debe saber ser duro con las mujeres cuando es necesario. En este caso, intente llamarla de nuevo, pero sin anunciarlo, es decir sin decir cuando lo hará, hágao sorpresivamente e intente nuevamente. Si ella sigue siendo evasiva, ¡póngala de lado!

En todo caso lo más importante aquí es, como lo hemos dicho, despedirse en cuanto obtenga su cita. Continuar a hablar al teléfono después de haber logrado su objetivo no sería productivo. Todo lo que tenga de importante por decirle, debe aplazarlo para la hora del encuentro, no tiene más nada que hacer por teléfono. Si hay miles de kilómetros que los separan, entonces una larga conversación telefónica podría irle bien, pero ¿por qué perder el tiempo por teléfono cuando pueden verse?

5. Salir y continuar a salir con esta chica

Aunque si usted obtuvo una primera cita, esto no le garantiza el éxito. Estadísticamente más del 90% de las relaciones fracasan a la primera cita. Debe por lo tanto jugar bien sus cartas, la cosa más importante aquí no es salir con ella, sino asegurarse una continuación. La primera impresión es sumamente importante y usted debe estar bien preparado. Nuestro programa contiene un capítulo completo dedicado a la preparación.

A veces es apropiado tratar de obtener un primer contacto físico (tomar su mano, darle un beso), durante una primera cita, mientras que en otras circunstancias es mejor esperar. Todo depende del contexto y usted debe ser capaz de determinar cuál carta es mejor jugar y cuándo jugarla. Las situaciones donde un primer contacto físico es una buena idea durante la primera cita son menos numerosas. Por lo general, es mejor darse el chance de esperar y tantear bien el terreno. Lo más importante es producir un efecto. No olvide que generalmemente las mujeres necesitan más tiempo para interesarse en usted y que, durante una primera cita, los tiempos no están aún lo suficiente maduros como para arriesgar contactos físicos o dejar comprender su interés demasiado pronto. A este propósito podría venirle útil leer este artículo sobre las causas del fracaso con las mujeres.

Otra estrategia importante que podría adoptar es anticipar siempre lo que anuncia respecto a lo que hará. Si por ejemplo usted la vio el sábado y sólo podrá volverla a ver el jueves, prometa llamarla el lúnes con idea de verla el martes. Luego no la llame, llámela sólo el miércoles, es decir el día antes en qué usted tenía realmente la intención de verla. Esto creará un efecto de ansiedad y demostrará sobre todo que usted no es ansioso, lo que es más importante. En el programa hacemos una larga análisos de esta manera de proceder.

6. Obtener un primer contacto físico

Contrariamente a los demás puntos, esto no ocurre opcionalmente, es decir que cuando no fracasa siempre se produce, siempre hay que pasar por él. Poco cuenta la manera de llegar a esto. Puede hasta llegar sin pasar por las demás etapas. O puede topar con él y fracasar. Pero, independentemente del resultado, siempre llegará el momento que habrá que intentar un primer contacto físico.

¿Cuál es el mejor momento para pasar con ella a un nivel que ya no tiene nada que ver con la amistad? Aquí un punto de transición que provoca bastante preocupaciones en los hombres. Sin embargo también comporta técnicas y estrategias.

Por "contacto físico" no nos referimos aún a una relación sexual, sino al primer verdadero contacto afectuoso, un contacto que es el inicio de algo más, como tomarle la mano o darle un primer beso.

Algunos expertos en seducción sostienen que es mejor comenzar por algo menos directo, como tomarle la mano. Otros sostienen que es mejor romper el hielo enseguida y que el hecho de darle el primer beso sea mucho más eficaz. Nosotros preferimos esta segunda versión, ya que es menos ambigua.

Efectivamente, tomarle la mano no es necesariamente una muestra de intimidad, ya que esto puede ser aún confundido con una ternura amical. Cuando una chica acepta la mano de un hombre, ella puede todavía interpretar el hecho pensando "éste sí es un chico dulce", mientras que cuando un hombre obtiene la mano de una mujer, éste siempre piensa "ya estamos, el sexo no taradará". Pues las mujeres no interpretan siempre las muestras de afecto de la misma forma que los hombres. En consecuencia, el hecho de obtener la mano de una mujer no es siempre una garantía de conquista, aunque si las posibilidades son muy fuertes, sin embargo darle un beso en la boca no deja más ningún espacio a la interpretación, por lo tanto, a la vez que una mujer acepta un beso, usted puede estar mucho más seguro del significado del resultado. Una vez que usted besa a una mujer y ella no se opone, ¡esta mujer es suya!

Para facilitar el superamiento de esta etapa existen técnicas para "provocar" la situación de manera automática, a veces eficaces, pero que suponen una explicación más compleja. Todo eso es tratado por el programa de manera detallada.

A veces un beso completamente imprevisible es la mejor alternativa. Efectivamente, no hay necesidad de pedirle a una chica "¿quieres ser mi novia?" Estas cosas no se piden, se hacen y es todo. Usted ya no es probablemente un chico de secundaria básica, usted es quizás un hombre que debe demostrar de saber lo que quiere y lo que hace. Lo peor que puede sucederle es que ella lo rechaze. Al final, aún si usted intenta y fracasa, es mucho mejor hacer el papel del hombre seguro de lo que quiere que hacer el papel del mocoso que pide "¿Puedo darte al menos un beso?"

Si usted tiene dificultad en tomar la iniciativa y puede tomar precauciones, hay maneras de verificar si puede besarla o no. Esto también es tratado detalladamente en el programa.

7. La búsqueda de la soledad con ella

Aquí otro punto opcional, ,que puede producirse o no, según las circunstancias. A veces, ya está automáticamente superado, otras veces, usted tendrá que pasar por esta etapa para poder progresar ulteriormente.

¿Cuántas veces quisiera estar solo con ella o llevársela a su casa? Y bien, esto es un momento delicado típico, el primer momento de soledad con ella. Hay que obtener la intimidad y hay que hacerlo con métodos naturales.

En algunas circunstancias ella también tiene ganas de estar sola con usted y este paso se supera muy fácilmente. Es la única etapa que lo separa del acto sexual en sí o de la consolidación de su relación.

Sin embargo esta tapa no siempre es fácil de superar. Existen varios métodos, tanto directos como indirectos para llegar a esto y permitiéndole ganar más confianza o hacer caer inhibiciones. Este es otro punto que trataremos cuidadosamente en el programa.

8. Ultima etapa, pasar al sexo

Esta es otra etapa que se produce siempre, como la etapa 6. En su relación, suponiendo que supera todas las demás etapas y niveles, siempre llegará la hora de tener su primera relación sexual con ella, a condición que no haya fracasado. ¿Cómo proceder?

Claro, sucede que muchas mujeres se controlan y tratan de evitar el sexo, aún teniendo ganas de tenerlo. Hay que considerar también que varias mujeres se sienten nerviosas a la hora de desnudarse por primera vez. Si usted está en condición de superar esta situación actuando de manera apropiada, sus posibilidades de obtener el sexo aumentarán aún más. Su objetivo aquí es el de ponerla cómoda lo más posible, de excitarla lentamente y proceder por etapas que dependerán de su nivel de excitabilidad y de sus inhibiciones.

Si ella se muestra muy hesitante intente quitarle la ropa usted mismo. Ella podría decirle que no, pero hay que saber determinar la diferencia entre cuando le dice "no" pero en realidad quisiera decirle "sí" (el clásico vorrei e non vorrei (quisiera y no quisiera) del Don Juan de Mozart), y cuando ella le dice que no porque realmente es no o porque necesita más tiempo. Puede ser también que ella necesite excitarse más antes de pasar al acto. Es el hombre que debe ser capaz de poder determinar estas situaciones. Lo mejor es tratar de excitarla hasta las últimas consecuencias. Una de las mejores técnicas para lograrlo es masturbarla a través de la ropa o excitar sus senos.

Otro punto muy importante a tener en cuenta es estar bien preparado. Su casa debe ser acogedora bajo todos los puntos de vista, su cuarto tendrá que ser recogido y cuidado, especialmente su cama. También tenga una buena provisión de preservativos. Aparte de estar bien preparado, también es importante prepararla bien. A menudo la mejor solución es llevarla a una situación donde es ella que toma la iniciativa. Es una solución ideal, aunque no muy frecuente. Por su parte, no tiene nada mejor que hacer que excitarla de todas las maneras posibles y llevarla hasta el punto que sea ella en decirle "cógeme, ya no aguanto más". En general, cuanto más ella tenga ganas mejor será.

Pero lo más importante es tener presente que usted debe actuar de la misma manera que durante el primer beso. Debe tomar lo que quiere sin pedirlo. Debe implicarla sexualmente y pasar al acto cuando es el momento, sin perder el tiempo y sin darle el tiempo de pensar. Lo mejor es lograrlo de manera natural y sin premeditación, en cuanto usted vea que el momento es bueno. Y una vez que habrá determinado que el momento es bueno, ¡no vacile y actúe enseguida!

El arte de formular piropos ingeniosos

Agrande su pene con técnicas 100% naturales



Programa de sexualidad femenina para las mujeres y los hombres que las aman